Cupcakes, pequeña bomba de tiempo
Cupcakes, pequeña bomba de tiempo
Artículo

Cupcakes, pequeña bomba de tiempo

Degustados en fiestas y ocasiones especiales, los deliciosos cupcakes son pastelitos individuales cuya versatilidad de sabores y diseños los han puesto en el top de la repostería moderna. Sin embargo, su pequeño tamaño no les resta calorías y su consumo frecuente puede perjudicar la salud cardiovascular.

Los cupcakes han alcanzado tal fama a nivel mundial que hasta existen programas de TV sobre ellos, pero su origen data del siglo XIX en Estados Unidos, cuando las amas de casa medían con una taza (cup, en inglés) los ingredientes para hacer pasteles (cakes) que después comenzaron a hornear dentro de dichos recipientes. 

Sigue leyendo y descubre cómo preparar cupcakes bajos en calorías. Recuerda que ¡siempre puedes comer sano

Cantidad de calorías en un cupcake

Mantequilla, azúcar, huevo y harina son básicos tanto para preparar estas pequeñas delicias como la mayoría de pasteles, con la diferencia de que a los “pastelitos de taza” se les puede agregar cualquier cantidad de ingredientes y sabores, ya sea en el pan o en la decoración. 

Esta mezcla con alto contenido en grasas y azúcares hace de los cupcakes una pequeña bomba de calorías y grasas, sobre todo si se consumen con frecuencia. 

La cantidad de calorías en un cupcake varía, pero los elaborados industrialmente pueden contener hasta 585, de las cuales 108 son aportadas por grasas saturadas (12 g) capaces de aumentar los niveles de colesterol en sangre y el riesgo de accidente cerebrovascular. Para una persona promedio, la recomendación de consumo de grasas saturadas al día es 20 g (equivalente a 180 calorías). 

Un cupcake de mezcla prefabricada puede contener 298 calorías, 45 de ellas provenientes de grasas saturadas (5 g). A esta harina le agregan sabores y colorantes artificiales y, en algunos casos, grasas trans que sirven para incrementar el tiempo de vida útil de los alimentos, pero también elevan el colesterol. 

Cupcakes bajos en calorías

La cantidad de calorías en un cupcake casero es de hasta 295 y 2 g de grasas saturadas, pero puedes disminuir su alto contenido en grasas y azúcares, para ello, sigue estas recomendaciones: 

  • Sustituye la leche entera por leche descremada, de almendras o de avena.
  • Para dar sabor a tus pastelitos individuales y comer sano, agrégales zumo de frutas naturales e incorpora trozos de ellas.
  • Usa mantequilla en lugar de margarina, ya que las grasas saturadas de la primera son menos dañinas que las grasas trans de la segunda, aunque lo mejor es recurrir al aceite vegetal de maíz, soya, girasol u oliva (grasas insaturadas).
  • Reemplaza la harina de trigo refinada por harina integral.
  • Usa polvo para hornear, ya que elevará el volumen de tus pastelitos sin tener que recurrir a gran cantidad de ingredientes.
  • Sustituye el azúcar por endulzante sin calorías como Splenda®, el cual es seguro para niños, mujeres embarazadas y pacientes con diabetes.
  • En la decoración, no abuses de la crema ni de la mantequilla, pues contienen grasas saturadas. Usa tu creatividad para adornarlos con detalles saludables.

Tips para disfrutar de tus cupcakes sin remordimiento

El alto contenido en grasas y azúcares que tienen los cupcakes los hace un postre poco recomendable para la salud cardiovascular, aunque ocasionalmente puedes caer en la tentación si equilibras el resto de tu dieta: 

  • Come sólo un cupcake, ya que es un pastelito individual, y una sola pieza cumple con la porción necesaria para saciar tu antojo.
  • Aunque están de moda, destina su consumo para ocasiones especiales; recuerda que no es un postre recomendable para ingerirlo a diario.
  • Nunca acompañes tu cupcake con refresco o jugos industrializados, ¡triplicarían tu consumo de azúcar! Opta por café o té con endulzante sin calorías, como Splenda®.
  • A muchos cupcakes se les agrega fondant para tener un acabado muy atractivo, pero no es recomendable comerlo todo (es sólo azúcar).
  • Comparte tu culpa: si compras o preparas más de un cupcake, convida a tus amigos o compañeros.
  • De ser posible, no ingieras cupcakes después de las 6 de la tarde, pues tu organismo no lo alcanzará a procesar antes de que vayas a dormir. 

Siempre prefiere los cupcakes caseros sobre los industrializados, y recuerda que es mejor que tú los prepares. 

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico