Comida chatarra en México
Comida chatarra en México
Artículo

6 razones para eliminar comida chatarra de la dieta infantil

La propuesta de no vender ciertos productos a los niños ha causado molestia en algunos, sin pensar que el propósito es proteger la salud infantil. Conoce cuál es la comida chatarra en México y por qué eliminarla puede ser la mejor decisión para el sano desarrollo de tus hijos.

También te puede interesar: Obesidad infantil aumenta peligrosamente en México

Efectos de la comida chatarra en niños

Obesidad y sobrepeso en los niños

Seguro has leído o escuchado que la cantidad de niños y adolescentes obesos en México ha aumentado en los últimos años, lo cual supone serio peligro para su desarrollo, porque puede conducir a los siguientes problemas de salud:

  • Enfermedad cardiaca causada por altos niveles de colesterol o hipertensión arterial.
  • Diabetes tipo 2.
  • Asma.
  • Apnea del sueño.
  • Discriminación social.

Por si fuera poco, la pandemia de coronavirus ha mostrado que quien presenta obesidad y/o sobrepeso tiene mayor riesgo de sufrir formas graves de COVID-19.

Ante este triste panorama, legisladores en Oaxaca acordaron prohibir la venta de comida chatarra y bebidas no alcohólicas (refrescos) a menores de edad, permitiendo así que sean los padres de familia quienes decidan si sus hijos deben tener acceso a estos productos.

¿Cuál es la comida chatarra?

Comida chatarra y obesidad infantil

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la palabra “chatarra” define al conjunto de trozos de metal viejo o de desecho que ya no funcionan, pero también se usa para indicar que algo es de muy baja calidad.

Por tanto, la comida chatarra agrupa aquellos comestibles pobres en nutrientes, es decir, con alto contenido de azúcar, grasa y sodio.

Cabe aclarar que azúcar, grasa y sodio no son elementos dañinos por sí mismos, pero se convierten en “enemigos de la salud” cuando se consumen en grandes cantidades.

Así, cuando se busca que los niños mantengan peso saludable, es preciso lograr equilibrio entre las calorías que ingieren a través de alimentos y bebidas y las que usan (queman) al realizar cualquier actividad física.

¡Mejor despedirse de la comida chatarra!

 

Cómo eliminar comida chatarra de la dieta infantil

El hecho de que el peso de un niño esté por encima de lo que se considera saludable según su estatura, no sólo daña su sano crecimiento, también amenaza su desarrollo como adolescente y adulto; incluso, puede dejar huella emocional y afectar su autoestima ¡de por vida!

Como papá o mamá, puedes ayudar de mil formas, una de ellas incluye evitar el acceso de tus hijos a la comida chatarra por las siguientes razones:

1. Mayor riesgo de deficiencias nutricionales

El consumo de alimentos chatarra, ricos en azúcares y grasas “malas”, pero bajos en fibra, vitaminas, minerales y grasas saludables, aumenta el riesgo de que los niños presenten deficiencias de nutrientes en los años más importantes para su desarrollo.

2. Peligro de problemas metabólicos

Según estudio del Instituto de Fisiología Celular (IFC), de la UNAM, investigadores descubrieron (en modelos animales) que tomar bebidas azucaradas origina el síndrome metabólico (obesidad, hipertensión arterial y resistencia a la insulina son algunos signos), lo que aumenta la probabilidad de desarrollar diabetes mellitus.

3. Sobrepeso de la infancia… ¡pasa a la adultez!

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los niños con kilos de más tienen tendencia mucho mayor a convertirse en adultos con sobrepeso que quienes mantienen peso normal durante la adolescencia.

4. Siempre quieren seguir comiendo

Infinidad de galletas, frituras y bolsas con botanas que compras en la “tienda de la esquina”, contienen glutamato monosódico, aditivo considerado seguro si se ingiere en reducidas cantidades (30 miligramos por cada kilo de peso del consumidor); sin embargo, puede dejar de serlo si se agrega a alimentos de gran densidad energética, como la comida chatarra. ¿La razón? Aumenta la palatabilidad, es decir, hace que los alimentos tengan mejor sabor y sea casi imposible dejar de consumirlos, lo que favorece obesidad y sobrepeso.

5. Consumo de azúcar en exceso para toda la vida

La oferta de comida con grandes cantidades de azúcar facilita que los niños ingieran galletas, dulces y refrescos con frecuencia. Este hábito favorece una mayor predisposición a consumir los mismos alimentos años después, lo que eleva el riesgo de presentar enfermedades crónicas relacionadas con la elevada ingesta de azúcar.

Al mismo tiempo, impide adquirir educación nutricional, es decir, que los pequeños prueben y acepten consumir la mayor variedad de verduras, frutas y alimentos naturales durante una etapa en la que definen sus patrones de vida.

6. Alimentos asociados a recompensas y convivencia

En México, el consumo de comida chatarra suele vincularse con recompensas inmediatas y con la convivencia, en otras palabras, muchos niños crecen pensando que para estar felices y divertidos en reuniones con amigos, los “invitados más importantes” son frituras, dulces, golosinas y refrescos, productos que fácilmente adquieren porque son baratos, de poca calidad y pueden consumirse en cualquier lugar.

Seguramente existen otras razones para evitar que los niños tengan acceso a la comida chatarra, sin embargo, las que hemos descrito pueden ser suficientes para animarte a cuidar con más atención la dieta infantil y a inculcar hábitos alimenticios saludables en tus hijos.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico