Malas combinaciones de alimentos
Malas combinaciones de alimentos
Artículo

Malas combinaciones de alimentos

Obtener la mezcla de nutrientes perfecta a través de la dieta es uno de los "secretos" de personas que se mantienen saludables, al tiempo que evitan las malas combinaciones de alimentos. ¿Sabes a qué nos referimos? ¡Sigue leyendo!

También te puede interesar 40 alimentos inteligentes

¿Cómo ocurren las malas combinaciones de alimentos?

En ocasiones por ignorancia o bien, por falta de tiempo, preparamos platillos con ingredientes que nos parecen deliciosos sin darnos cuenta de que pueden dificultar la digestión e incluso, hacernos ganar varios kilos de más.

La razón es que al mezclar alimentos, reunimos propiedades nutritivas que, en ocasiones, impiden a nuestro organismo obtenerlas rápidamente o de la manera adecuada.

De ahí la necesidad de mezclar nutrientes de forma inteligente, lo cual puede brindarnos beneficios como:

  • Facilitar la digestión.
  • Reducir riesgo de acidez estomacal, gases o flatulencias.
  • Mayor energía (se evitan las comidas pesadas).
  • Mantener un peso saludable.

¿Por qué no debo mezclar ciertos alimentos?

De acuerdo con la trofología (la Real Academia Española la define como tratado o ciencia de la nutrición), existen recomendaciones alimentarias y nutricionales a partir de la correcta combinación de alimentos.

Por el contrario, los trofólogos advierten que una mala mezcla de ingredientes puede prolongar la digestión, juntar enzimas que deben actuar en "distintos momentos" para digerirse correctamente o producir ambientes más o menos ácidos que dañan la función gástrica.

En este sentido, los puntos a tomar en cuenta antes de combinar alimentos son:

  • Cuando mezclamos espinacas con queso u otros lácteos, dificultamos la absorción del calcio.
  • Otra combinación poco recomendada es la de tomar demasiados líquidos durante la comida; la razón es que la digestión se hace mucho más lenta, además de que puede provocar malestar estomacal, pues al mezclarse el agua con los jugos gástricos y alimentos, se genera pesadez e hinchazón.
  • Es mejor evitar que los alimentos ácidos y carbohidratos se "encuentren" en tu estómago. Esto se debe a que los hidratos de carbono presentes en féculas comienzan a ser digeridos en la boca, por tanto, requieren de una correcta masticación y un medio alcalino para ello, mientras que los alimentos ácidos hacen que el proceso digestivo sea muy lento. En consecuencia, añadir salsa de jitomate a las pastas puede resultar delicioso, pero es un platillo de difícil digestión.
  • La combinación de proteínas y almidones parece ser de las más peligrosas. Cuando se mezclan comidas con proteínas como carne, huevo, pescado, leche y sus derivados, con cereales, arroz, verduras o papas, es decir, alimentos con almidón, el resultado es una digestión lenta y, según estudios, elevadas probabilidades de traducirse en "kilos de más". En este caso, resulta más saludable acompañar cualquier carne o plato con proteínas con alguna ensalada o una abundante ración de vegetales crudos.

Ahora conoces algunas malas combinaciones de alimentos que conviene evitar, si quieres mantener buen control de peso y, sobre todo, una digestión adecuada.

Recuerda que los mejores consejos para lograr una buena nutrición, puedes encontrarlos acudiendo a un profesional en la materia.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico