Alimentación ideal cuando viajas en auto
Alimentación ideal cuando viajas en auto
Artículo

Alimentación ideal cuando viajas en auto

Así como un automóvil necesita gasolina para emprender un largo viaje por carretera, tú también requieres energía para llevar a cabo dicha travesía, por tanto, una alimentación adecuada es fundamental para disfrutar de un viaje seguro y saludable. Si no sabes qué comer en viajes largos, continúa leyendo y entérate.

¿Por qué es importante tener adecuada alimentación al viajar?

Golosinas, refrescos y botanas son la comida para viajar que frecuentemente acompaña a conductores y pasajeros de un vehículo. Sin embargo, no son la mejor opción de alimentación para un viaje, como tampoco lo es dejar de comer y reprimir el hambre, ya que puede incrementar la ansiedad del conductor que, inconscientemente, aumentará la velocidad del auto. 

Combinar azúcares, grasas, cafeína y gas provoca pesadez, hinchazón, flatulencias y malestar estomacal, lo que incide directamente en el estado de vigilia del conductor y reduce sus reflejos y capacidad de atención, aumentando el riesgo de accidentes. 

Comidas pesadas o muy calientes y exceso de alcohol están entre los peores enemigos de los viajes en coche al generar somnolencia, causa principal de accidentes vehiculares. 

También se debe evitar la ingesta excesiva de bebidas energéticas que pueden aumentar el nerviosismo o ansiedad del conductor. El café es uno de los principales estimulantes para mantener la atención al volante. Los expertos fijan su consumo moderado en 300 ml al día (3 tazas de café), por tanto, no se debe tomar más de una taza durante un trayecto de 8 horas. 

Asimismo, alimentos muy salados, condimentados y ricos en grasas animales favorecen la acidez estomacal. La sal puede provocar retención de líquidos y, por ende, hinchazón de las extremidades.

Alimentación al conducir

Quien conduce un automóvil debe llevar alimentación saludable baja en calorías, grasas y azúcares. Aunque no podrá mantener régimen alimenticio  normal durante el viaje, es posible elegir menús apropiados en establecimientos carreteros o, mejor aún, preparar sencillos alimentos en casa (por ejemplo sándwiches con pan integral rellenos de jamón de pavo y ensalada de zanahoria con jícama). 

Una persona que conducirá en forma prolongada, no requerirá una alimentación que supere las 2 mil 500 kilocalorías por día, pues el gasto energético por manejar un automóvil durante 8 horas no es mayor a mil 650 kilocalorías. 

Un viaje seguro no comienza con el estómago vacío. Dormir bien antes del trayecto y no iniciarlo en ayunas son también factores fundamentales. 

Otros tips útiles de alimentación para un viaje seguro son: 

  • Realizar comidas ligeras y frecuentes en lugar de comidas pesadas, abundantes y espaciadas. Esto mantendrá la atención del conductor y alejará el malestar estomacal.
  • Si el viaje es muy largo, beber con frecuencia pequeñas cantidades de agua para evitar la deshidratación sin necesidad de ir con frecuencia al baño. Puedes tomar jugos o aguas de frutas y té helado endulzados con Splenda®, que te ayudará a dar sabor a tus bebidas, evitando las calorías extra.
  • Cada 2 horas de recorrido es recomendable detenerse y bajar del auto durante 10 minutos, estirar las piernas, reponer líquidos e ingerir fruta.
  • Si realizas una comida completa en algún establecimiento, espera entre 15 y 20 minutos antes de volver a conducir.
  • Los niños suelen marearse cuando el vehículo está en movimiento, para evitarlo, las porciones ligeras, frescas y fáciles de digerir son la mejor opción.
  • En viajes cortos, es preferible no comer nada para evitar náuseas y mareos. 

¿Qué comer en viajes largos?

Preparar en casa la comida para viajar da la oportunidad de planificar la alimentación adecuada para los viajeros (para conductor, copiloto y pasajeros). Si no te es posible, seguramente en el camino encontrarás un establecimiento dónde comer. De cualquier forma, considera las siguientes sugerencias: 

  • Lava previamente las frutas que puedas llevar completas, como manzanas, uvas, plátanos, mandarinas o ciruelas.
  • Lleva una hielera para mantener frescos bebidas y alimentos perecederos, y colócala en un lugar fijo dentro del automóvil, no en la cajuela. Procura conservarla cerrada la mayor parte del tiempo y ocupar todo su espacio (una hielera llena mantiene su temperatura más tiempo que una vacía).
  • Pica verdura como jícama, pepino y zanahoria, y llévala en recipientes de plástico herméticos. Su contenido de agua te ayudará a evitar la deshidratación.
  • Prepara frascos o bolsas con frutas secas, como almendras o nueces, para controlar las ansias de comer en el camino y la somnolencia.
  • Haz sándwiches con pan integral y mayonesa baja en grasas. Rellénalos con atún, jamón de pavo o queso fresco, en lugar de hacerlo con embutidos más pesados, como chorizo o quesos grasos.
  • Galletas integrales, “alegrías” (amaranto) o barras de granola también serán tentempiés saludables, en lugar de frituras como papas fritas.
  • Los niños necesitan consumir cantidad moderada de carbohidratos para mantener el buen humor en el largo viaje. Planea juegos que puedan practicar dentro del coche y lleva pequeños dulces como premio.
  • Antes del viaje, investiga qué lugares tienen alimentación adecuada para los viajeros. A veces vale la pena detenerse en un restaurante y comer lo suficiente para continuar.
  • En restaurantes, fondas o cafeterías de carretera puedes comer un poco de pasta o arroz y pescado o carne a la plancha con verduras.
  • Si optas por una ensalada, evita los aderezos.
  • Prefiere un postre a base de frutas sobre la pastelería, pero si el antojo es demasiado, procura que esté endulzado con Splenda®

Ahora que sabes cómo evitar el hambre al viajar, lo único que queda es prepararte para disfrutar del camino, ¡buen viaje! 

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico