Cocinando con los niños en vacaciones
Cocinando con los niños en vacaciones
Artículo

Cocinando con los niños en vacaciones

Vacaciones: época de descanso escolar donde los niños se ponen felices y los papás histéricos porque no saben qué hacer con ellos en casa. ¡Pero no te angusties! La cocina puede ser el lugar adecuado para jugar, aprender y educarlos. Cocinar con tus hijos será una experiencia gratificante, aquí te presentamos algunas fáciles y divertidas recetas para niños.

Beneficios de cocinar con los niños

Antes se creía que no debía haber niños en la cocina mientras mamá o papá preparaban los alimentos. Hoy los tiempos han cambiado y los niños pueden “hacer cosas de grandes”: cocinar es una de ellas, ¡ten por seguro que todos sus sentidos estarán puestos en esta actividad! 

El proceso de elegir la receta, reunir los ingredientes y materiales necesarios para prepararla, cocinarla y finalmente ver el platillo servido en la mesa, a fin de que la familia lo disfrute, representará para ellos uno de sus primeros logros en la vida, y un acierto para su autoestima. 

Otros beneficios de cocinar con los niños son: 

  • Mejoran el desarrollo de sus habilidades motoras.
  • Afinan sus destrezas matemáticas al contar porciones y calcular medidas.
  • Ponen en práctica su capacidad de lectura si la receta está impresa.
  • Aprenden a ser responsables. Encárgales mantenerse atentos al tiempo de cocción, refrigeración u horneado de su platillo. 

Observar la transformación de los alimentos puede cambiar la concepción que los pequeños tienen de ellos y hacerlos más atractivos a su paladar. Así que si quieres hacer que los niños coman frutas y verduras, involúcralos en su preparación. 

¿Cuándo enseñar a cocinar a los niños?

Las vacaciones son el pretexto perfecto para introducir a los pequeños al mundo culinario, pues es una actividad que los entretiene, sin embargo, también requiere tiempo y paciencia suficientes por parte de los padres. 

Una vez que realicen su primer “creación gastronómica”, trata de cocinar regularmente con ellos; busquen recetas para niños fáciles de elaborar y que no impliquen riesgos de quemaduras u otro tipo de lesiones. 

Niños de 2 a 3 años pueden sacudir, amasar, romper y bañar o sumergir ingredientes. Si son más grandes, enséñales actividades un poco más complejas, como medir, pelar con las manos, mezclar con la cuchara y decorar. Entre mayor sea el niño, más difíciles podrán ser las actividades a realizar, como usar cuchillos, ralladores u hornos. 

¡Manos a la obra!

Paciencia y comunicación son las palabras clave al enseñar a cocinar a los niños. Recuerda que es una actividad nueva, de aprendizaje, en la que los “peques” pueden cometer errores, y la manera en cómo los hagas sentir ante ellos será crucial para su aceptación o rechazo. Toma en cuenta lo siguiente: 

  • Mientras cocinan, explícales todo el proceso paso por paso y reitera los nombres de cada utensilio o ingrediente que utilicen. Ocasionalmente pregúntales sobre éstos de forma sutil para detectar si han puesto atención.
  • Haz que experimenten con diferentes texturas, colores y sabores.
  • Será momento perfecto para enseñarles que hay alimentos nutritivos mencionándoles sus cualidades y propiedades.
  • Recuerda que toda actividad realizada por niños en la cocina debe estar bajo la supervisión de un adulto, para evitar accidentes. 

Tres recetas para cocinar con los niños en vacaciones

Estos son algunos ejemplos de las delicias que puedes cocinar con tus hijos

Juego de gato con verduras

¡Hacer que los niños coman frutas y verduras puede ser muy divertido!

Ingredientes:

  • 1 zanahoria.
  • Jitomates cherry.
  • 1 pepino en rodajas.

Preparación:

  • Pelen la zanahoria y córtenla en tiras largas.
  • Coloquen las tiras de zanahoria sobre un plato extendido formando la estructura del juego de gato (#).
  • Las rodajas de pepino y los jitomates cherry serán las “fichas” para jugar.

Barquitos de huevo

¡Perfectos para el desayuno de tus “marineros”!

Ingredientes:

  • 4 huevos.
  • 4 rebanadas gruesas de jamón o pechuga de pavo.
  • 1 cucharadita de mayonesa.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de pimienta.
  • 1 pepino en rodajas.

*Palillos para decorar.

Preparación:

  • Cuezan los huevos en agua con sal durante 10 minutos.
  • Después introdúzcanlos en un recipiente con agua fría y quítenles la cáscara.
  • Corten los huevos a lo largo, en mitades, y saquen sus yemas.
  • Mezclen las yemas con la mayonesa y la pimienta hasta obtener consistencia de puré.
  • Rellenen las mitades de huevo con la mezcla de yemas.
  • Corten el jamón en forma de triángulo y ensarten palillos a cada pieza para formar las “velas” que deberán insertar en cada huevo.
  • Sirvan los “barquitos” sobre rodajas de pepino.

Galletas de chocolate sin huevo

¡Porque el postre no puede faltar!

Ingredientes:

  • ¼ taza de SPLENDA®, endulzante sin calorías, el único recomendado por la Asociación Mexicana de Pediatría.
  • 350 g de harina.
  • 2 cucharaditas de polvo para hornear.
  • 250 g de mantequilla.
  • ½ lata de leche condensada.
  • 250 g de chispas de chocolate.

*Necesitarán también un cernidor y una charola para hornear.

Preparación:

  • Precalienten el horno a 180º.
  • Mezclen la mantequilla con SPLENDA® hasta lograr consistencia parecida a la crema batida; enseguida añadan la leche condensada.
  • Con ayuda del cernidor mezclen la harina y el polvo para hornear.
  • Viertan sobre ellos la mantequilla y las chispas de chocolate y hagan una masa homogénea.
  • Coloquen la masa en pequeñas porciones (1 cucharada) sobre una charola para hornear previamente engrasada.
  • Horneen las galletas durante aproximadamente 8 minutos.

¡Listo!, que se diviertan y ¡buen provecho!

Cuando pienses en azúcar, usa SPLENDA®

Edulcorante Splenada 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico