Subcategoria
Video

Azitromicina, ¿para qué sirve?

Se trata de un antibiótico de amplio espectro indicado para tratar infecciones que otros medicamentos más ligeros no logran vencer. Descubre qué es la azitromicina, para qué sirve y en qué casos tu médico te la puede prescribir.

¿Cómo actúa la azitromicina?

Como todo antibiótico, la función de la azitromicina es ayudar al sistema inmunológico del paciente a luchar contra infecciones causadas únicamente por bacterias, por lo que no funciona en infecciones provocadas por virus u hongos.

También te puede interesar: Azitromicina ¿para qué sirve?

La mayoría de los antibióticos se clasifican dependiendo de su rango de acción, es decir, algunos son mejores para tratar infecciones gastrointestinales y otros para eliminar bacterias en pulmones.

Sin embargo, al ser un antibiótico de amplio espectro, azitromicina es capaz de combatir infecciones en muchas partes del organismo. Aunque este es un gran beneficio, también es un riesgo, ya que puede causar contraindicaciones cuando no es recetado por un médico.

Azitromicina, ¿para qué sirve?

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Drugs, azitromicina ha demostrado ser útil para eliminar bacterias que causan las siguientes enfermedades:

También te puede interesar: ¿Tomar antibióticos baja las defensas?

  • Infecciones de vías respiratorias bajas, especialmente bronquitis (inflamación de los bronquios) y neumonía (inflamación de los pulmones) siempre y cuando los síntomas y exámenes médicos demuestren que se trata de una infección bacteriana.
  • También se suele usar azitromicina para amigdalitis como tratamiento regular.
  • Infecciones en la piel como úlceras infectadas, abscesos capilares o lesiones en la piel infectadas por bacterias.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS) causadas por bacterias como clamidia y gonorrea.
  • Infecciones en los oídos, especialmente otitis media.
  • Infecciones en el tracto urinario o a nivel genital.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Gastroenteritis (infección intestinal severa).

Azitromicina para qué sirve

Contraindicaciones de azitromicina

Si bien se considera un medicamento seguro, siempre debes seguir las indicaciones médicas para tomar este y cualquier otro medicamento.

Respeta los horarios y dosis de la azitromicina e informa a tu médico si tienes o has tenido alguna de estas condiciones médicas:

  • Fibrosis quística.
  • VIH/Sida.
  • Septicemia o infecciones en la sangre.
  • Arritmias cardiacas o cualquier problema cardiovascular.
  • Enfermedades en riñones y/o hígado.
  • Alergia a algún medicamento.
  • Migrañas crónicas.

También informa a tu médico de todos los medicamentos que tomes o que hayas tomado en los últimos 3 meses.

También es importante que le avises a tu médico si estas embarazada, lactando, en tratamientos de fertilización o si crees que existe la posibilidad de que estés embarazada.

De acuerdo con la Universidad de Illinois, Estados Unidos, los pacientes pueden experimentar efectos secundarios al tratamiento con azitromicina como:

  • Náusea.
  • Diarrea.
  • Dolor abdominal moderado.
  • Dolor de cabeza.

Dichas molestias son normales y pueden ser tratadas con medicamentos paliativos que tu médico debe prescribir. Si sientes cualquier molestia, consulta al médico que prescribió la azitromicina.

Azitromicina presentación

Este medicamento puede encontrarse en forma de:

  • Tabletas.
  • Ungüentos para piel.
  • Jarabe para niños.
  • Polvo seco que se debe disolver en agua.

Respeta siempre el modo de uso de la azitromicina. No partas las tabletas a menos de que tu médico así lo sugiera.

Azitromicina para niños

Este antibiótico sí puede ser usado en pacientes pediátricos, pero la dosis debe ser calculada por el médico con base en el peso y edad del paciente.

Por ningún motivo le des azitromicina a un niño si no ha sido prescrito por su pediatra.

¿Azitromicina para coronavirus?

Mucho se ha dicho que al azitromicina es parte del tratamiento para pacientes con COVID-19, lo cual es cierto, algunos países lo han incluido para prevenir enfermedades oportunistas, es decir, para evitar que el paciente sea atacado por bacterias mientras su sistema inmune lucha contra el SARS-CoV-2.

Sin embargo, en este caso la azitromicina es sólo una ayuda, no el medicamento principal en el tratamiento, ya que no lucha de ningún modo contra el coronavirus.

Ahora que sabes más sobre la azitromicina, para qué sirve y cómo se usa, recuerda que todo antibiótico debe ser prescrito por un médico. ¡No te automediques!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Karina Galarza Vásquez Última actualización: Mié, 15/04/2020 - 13:48