Imagen
Carbamazepina, medicamento con distintos usos
Principios Activos

Carbamazepina, medicamento con distintos usos

Perteneciente a los llamados medicamentos anticonvulsivos, la carbamazepina actúa reduciendo la actividad eléctrica anormal en el cerebro, principalmente para controlar ciertos tipos de convulsiones en personas con epilepsia.

También te puede interesar Síndrome de West, epilepsia infantil de difícil control

Asimismo, la carbamazepina se utiliza para el tratamiento de neuralgia del trigémino, así como para atender episodios de manía en pacientes con trastorno bipolar.

¿Cómo se usa la carbamazepina?

Las distintas presentaciones de este fármaco se administran por vía oral e incluyen:

  • Tabletas.
  • Tabletas masticables.
  • Tabletas de liberación prolongada.
  • Cápsulas de liberación prolongada.
  • Suspensión.

La dosis de carbamazepina debe ser indicada por el médico y usarse exactamente como éste señala.

Es importante mencionar que la carbamazepina puede ayudar a controlar la enfermedad en cuestión, pero no curarla.

Efectos secundarios de carbamazepina

Entre los efectos secundarios de este fármaco, se incluyen:

  • Mareos.
  • Pensamientos anormales.
  • Dificultad para hablar.
  • Temblor incontrolable de una parte del cuerpo.
  • Estreñimiento.
  • Boca seca.
  • Otras reacciones secundarias graves pueden ser:
  • Confusión.
  • Sarpullido.
  • Ritmo cardiaco acelerado.
  • Ictericia en la piel u ojos.
  • Orina oscura.
  • Pérdida de apetito.
  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Fatiga.
  • Dificultad para tragar o respirar.

En ocasiones, la carbamazepina provoca reacciones que ponen en peligro la vida, como síndrome de Stevens-Johnson o necrólisis epidérmica tóxica. Estas respuestas alérgicas pueden causar graves daños a la piel y en órganos internos, lo cual ocurre, en general, durante los primeros meses de tratamiento con este fármaco.

¿Cuándo llamar al médico?

Ante la presencia de cualquier efecto secundario, es indispensable informar al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico