Imagen
Fenitoína, ¿cómo funciona este medicamento?
Principios Activos

Fenitoína, ¿cómo funciona este medicamento?

La fenitoína se usa para controlar cierto tipo de convulsiones, así como para tratar y prevenir aquellas que pueden iniciar durante o después de una cirugía en el cerebro o bien, en el sistema nervioso.

También te puede interesar Cerebro humano: estructura y funciones

La fenitoína es medicamento que pertenece al grupo de fármacos anticonvulsivos y actúa reduciendo la actividad eléctrica normal en el cerebro.

¿Cómo se usa la fenitoína?

Por lo general, la fenitoína se encuentra en presentación de cápsulas de liberación prolongada, tableta masticable y en suspensión, todas para ingerirse vía oral.

También te puede interesar Epilepsia

La tableta masticable y la suspensión se usan, generalmente, 2 a 3 veces al día; la cápsula de liberación prolongada se ingiere de 1 a 4 veces por día.

Cabe señalar que la fenitoína puede ayudar a controlar la afección, pero no la cura. Por tanto, es preciso tomar este medicamento siguiendo al pie de la letra las indicaciones del médico y no suspenderlo sin avisarle antes.

Cuando se deja de tomar la fenitoína, las convulsiones pueden empeorar.

Asimismo, la fenitoína puede usarse para controlar el ritmo cardiaco irregular, en cuyo caso, el médico debe informar al paciente sobre los riesgos de usar este fármaco para tratar esta afección.

Efectos secundarios de fenitoína

La fenitoína puede causar aumento de los niveles sanguíneos de azúcar, por tanto, conviene hablar con el médico sobre posibles síntomas de azúcar alta en sangre y, en cualquier caso, qué hacer si ocurren los siguientes signos:

  • Dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido.
  • Movimientos oculares incontrolables.
  • Movimientos corporales anormales.
  • Pérdida de coordinación.
  • Confusión.
  • Respiración lenta.
  • Dificultad para hablar.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Estreñimiento.
  • Crecimiento de vello no deseado.
  • Endurecimiento de los rasgos faciales.
  • Agrandamiento de los labios.
  • Crecimiento excesivo de las encías.
  • Dolor o curvatura del pene.

Otros efectos secundarios pueden ser más graves, por ejemplo:

  • Glándulas inflamadas.
  • Ampollas.
  • Dolor en articulaciones.
  • Vómitos y náusea.
  • Ictericia en la piel u ojos.
  • Síntomas de influenza.
  • Cansancio excesivo.

¿Cuándo llamar al médico?

Ante la presencia de cualquier efecto secundario, es indispensable informar al médico o acudir a consulta.

En caso de sobredosis de fenitoína, debe llamarse al médico o solicitar ayuda de primeros auxilios.

Cabe señalar que tomar fenitoína puede aumentar el riesgo de desarrollar osteomalacia, es decir, debilitamiento y ablandamiento de los huesos, así como problemas con los nodos linfáticos, incluyendo la enfermedad de Hodgkin.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico