Imagen
Principios Activos

Furosemida

Cuando se requiere la eliminación de líquidos del organismo por alguna necesidad especial, una de las alternativas es mediante la administración de furosemida, medicamento del grupo de los llamados diuréticos.

La furosemida se usa sola y en combinación con otros fármacos para el tratamiento de hipertensión arterial y edema (retención de líquidos o su exceso retenido en los tejidos corporales) causado por varios problemas médicos.

Conoce más sobre este principio activo, así como los efectos secundarios de la furosemida, diurético fuerte que debe usarse de acuerdo a las indicaciones del médico.

¿Cómo se usa la furosemida?

La furosemida se presenta en tabletas y en solución (líquido) para administración oral.

Por lo general, el médico indica tomar furosemida a diario o sólo determinados días a la semana.

Cuando este medicamento se usa para tratar hipertensión arterial, suele indicarse una dosis diaria (de preferencia, a la misma hora).

Conviene señalar que la furosemida ayuda en el control de la hipertensión arterial y edema, sin embargo, no cura estas afecciones, por ello, debe administrarse el medicamento incluso si el paciente se siente mejor.

Otros cambios que favorecen el control de la presión arterial son llevar dieta equilibrada, baja en grasa y sal, así como mantener peso saludable, practicar ejercicio con frecuencia, no fumar y consumir alcohol con moderación.

Efectos secundarios de furosemida

Según datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la furosemida es diurético fuerte que puede ocasionar deshidratación y desequilibrio electrolítico. Por tanto, debe tomarse exactamente como lo indica el profesional de la salud.

Entre los efectos secundarios que puede provocar furosemida, destacan:

  • Micción frecuente.
  • Visión borrosa.
  • Dolor de cabeza.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.

De acuerdo con información publicada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), quien usa furosemida debe llamar al médico si presenta:

  • Rash severo.
  • Dificultad para respirar/tragar.
  • Hiperuricemia (ácido úrico elevado).

Otros efectos graves derivados del uso de furosemida son:

  • Fiebre.
  • Zumbido en oídos.
  • Pérdida auditiva.
  • Sarpullido.
  • Urticaria.
  • Ampollas o descamación de la piel.
  • Picazón.
  • Ictericia en piel u ojos.

¿Cuándo llamar al médico?

Ante la presencia de cualquier efecto secundario grave, debe informarse o acudir al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico