Cuidados de la piel en incontinencia urinaria
Cuidados de la piel en incontinencia urinaria
Artículo

Así son los cuidados de la piel en pacientes con incontinencia

Conseguir que la orina no se escape de la uretra es difícil para algunas personas y no sólo porque les impide salir a la calle sin preocupaciones, también puede generarles dolor o irritación. Te decimos cuáles son los cuidados de la piel en pacientes con incontinencia. ¡Infórmate!

También te puede interesar: ¿Por qué me levanto a orinar en la noche?

Incontinencia urinaria

Cuando una persona es incapaz de impedir que la orina se escape de la uretra, ocurre la incontinencia urinaria, problema frecuente que a menudo causa vergüenza y suele presentarse más en mujeres que en hombres.

Asimismo, se sabe que aunque resulta más común conforme se cumplen años, la incontinencia urinaria no es consecuencia inevitable del envejecimiento y puede tratarse.

De acuerdo con la Oficina de la Salud de la Mujer (Estados Unidos), los dos tipos más comunes de incontinencia urinaria que afectan a las mujeres son:

Reír puede causar pérdida de orina involuntaria

  • Incontinencia de esfuerzo. Es el tipo más frecuente en mujeres jóvenes; se produce cuando hay presión sobre la vejiga y ésta trabaja con esfuerzo. Toser, estornudar o reír son actos cotidianos que involucran a los músculos del suelo pélvico y, por tanto, pueden verse afectados en la incontinencia de esfuerzo, al igual que los movimientos repentinos y la actividad física.
  • Incontinencia de urgencia (también llamada vejiga hiperactiva). La pérdida de orina ocurre a raíz de una necesidad fuerte y repentina de orinar y ¡antes de poder llegar al baño! A menudo, una mujer con este síntoma llega al baño a tiempo, pero siente la necesidad de orinar más de 8 veces al día. Es más frecuente en mujeres mayores y puede suceder en los momentos más inesperados, cuando duermes, luego de beber agua o cuando escuchas o tocas el agua corriente.

Incontinencia de urgencia

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de padecer esta condición (que en realidad no es una enfermedad, sino un síntoma), expertos de la Clínica Mayo identifican:

  • Sexo. Embarazo, parto, menopausia y la anatomía femenina suelen ser causa de incontinencia de esfuerzo en la mujer.
  • Edad. La fuerza de los músculos de la vejiga y uretra se pierde con la edad, lo que reduce la cantidad de orina que la vejiga puede retener y, por tanto, el riesgo de que ocurran pérdidas involuntarias.
  • Tabaquismo.
  • Antecedentes familiares.
  • Otras afecciones. Las enfermedades neurológicas o la diabetes pueden aumentar el riesgo de sufrir incontinencia urinaria.

Sobrepeso puede causar incontinencia urinaria

  • Sobrepeso. ¿Sabías que el exceso de peso aumenta la presión en tu vejiga y músculos circundantes? Como resultado, se debilitan y puedes perder orina al toser o estornudar.

Complicaciones en la piel por sufrir incontinencia urinaria

Más allá de las molestias que supone experimentar pérdidas involuntarias de orina para las relaciones personales, sociales y laborales del paciente, se han identificado consecuencias que alteran el órgano más extenso del ser humano: la piel.

También te puede interesar: Dermatitis

Por ejemplo, si la piel permanece constantemente húmeda, pueden aparecer erupciones, infecciones y llagas, sobre todo, alrededor de los glúteos, en las caderas, genitales y área entre la pelvis y el recto (perineo).

Higiene para proteger la piel.

Por ello, es importante poner en práctica ciertas medidas para proteger la piel alrededor de la uretra, como:

  • Limpieza extrema. Es recomendable limpiar el área alrededor de la uretra inmediatamente después de orinar, a fin de evitar que la piel se irrite y prevenir infecciones; puedes usar toallitas húmedas para facilitar la labor.
  • Protección íntima. Así como los protectores íntimos son magníficos aliados durante los días previos o finales de la menstruación, existe gran variedad de productos para protegerte de la pérdida involuntaria de orina que pueden hacerte la vida más fácil. Conviene usarlos con frecuencia pero sin olvidar cambiarlos varias veces al día para que la piel permanezca limpia y seca.
  • Baño frecuente. Al bañarte, usa agua caliente y lava suavemente el área, de lo contrario, puedes lastimar tu piel. Al final, conviene usar algún humectante y crema protectora (de preferencia, que contenga óxido de zinc, lanolina o vaselina) para calmar la irritación y formar una barrera protectora sobre la epidermis.
  • Ropa de algodón. Además de facilitar la transpiración, la ropa de algodón no guarda olores y permite a tu cuerpo sentirse más fresco. Si te ocurre algún "accidente", no dudes en cambiar tus prendas de inmediato.
  • Protección en la cama. Si es necesario, puedes proteger el colchón usando cubiertas y/o sábanas impermeables para evitar la humedad y el mal olor.

Protección impermeable para la cama si hay incontinencia

Si la irritación derivada de la pérdida de orina se complica, el médico puede indicar el tratamiento adecuado, que suele incluir cremas o ungüentos para calmar el ardor y combatir los gérmenes causantes de infección en la piel.

Como puedes ver, los cuidados de la piel en pacientes con incontinencia son relativamente simples y, a cambio, pueden proteger contra trastornos que disminuyan la calidad de vida. ¡Habla con tu médico! 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 12/08/2019 - 12:18