Luz ultravioleta para eliminar covid 19
Luz ultravioleta para eliminar covid 19
Artículo

Luz ultravioleta para eliminar COVID-19, ¡no corras riesgos!

Cada vez más personas recurren a modernos dispositivos para limitar el riesgo frente al coronavirus, aunque desconocen si su uso implica algún peligro. Te decimos si la luz ultravioleta para eliminar COVID-19 es segura y cómo afecta la salud.

También te puede interesar: Sarah Gilbert, la científica más cercana a detener la pandemia

¿Elimina la luz ultravioleta el coronavirus de la piel?

Radiación ultravioleta contra coronavirus

Con el propósito de combatir la propagación del SARS-CoV-2 y detener la pandemia, se han desarrollado dispositivos para destruir el material genético de microorganismos mediante la aplicación de rayos ultravioleta tipo C (UVC), que desde hace tiempo (1878) se usan como método básico de esterilización en centros de salud, aviones, oficinas, establecimientos comerciales y hasta autobuses y vagones de transporte público.

Además, la luz UVC es indispensable para el proceso de desinfección de agua potable, ya que algunos parásitos resisten antisépticos químicos como el cloro.

Actualmente, con la llegada de COVID-19, este tipo de radiación ultravioleta ha cobrado gran importancia. De hecho, países como China y Estados Unidos la usan para desinfectar autobuses, pisos de hospitales y hasta ¡dinero!

Las ventajas de la luz ultravioleta para eliminar COVID-19 de superficies ha motivado que algunas personas consideren seriamente usarla para desinfectar la piel, sin darse cuenta de los riesgos que conlleva.

Radiación ultravioleta y sus tipos

Los científicos han establecido tres tipos de radiación ultravioleta:

  • UVA. Constituye la mayor cantidad de radiación que llega a la Tierra y, debido a que puede penetrar la piel, es la principal responsable de arrugas y manchas cutáneas.
  • UVB. Puede provocar quemaduras solares y, debido a que daña el ADN de la piel, es potencial generadora de cáncer.
  • UVC. Sin duda, la luz ultravioleta C es la más nociva. Aunque es absorbida por la capa de ozono del planeta (nunca llega a la superficie), su longitud de onda es más corta y enérgica que las demás, por tanto, es especialmente dañina para el ser humano.

En consecuencia, solamente expertos pueden recurrir a ella para destruir la capacidad reproductiva de los microorganismos (incluyendo, SARS-CoV-2) presentes en elementos de uso diario, como laboratorios, quirófanos, estetoscopios, material quirúrgico y cables, por ejemplo, pero utilizando equipo de protección adecuado.

En otras palabras, la UVC se utiliza exclusivamente para eliminar organismos vivos (bacterias, hongos, virus) de superficies inanimadas, ¡nunca de la piel!

De hecho, científicos han comprobado que la luz ultravioleta tipo C causa daños a la epidermis y córnea en tan sólo 3 segundos de exposición; la fotoqueratitis (inflamación de la córnea debido a la sobreexposición a los rayos UV y a la luminosidad extrema) es el daño más documentado por los expertos.

De igual forma, la exposición recurrente a UVC puede provocar la aparición de cataratas y daños en la retina; por si fuera poco, las consecuencias también incluyen cáncer de piel.

¿Lámparas con luz ultravioleta?

Los expertos aseguran que la UVC es altamente peligrosa, por lo que las personas no deberían estar expuestas a ella; de hecho, es necesario un equipo especial y larga capacitación para aprender a aplicarla.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado claramente que nadie debe usar lámparas con luz ultravioleta para esterilizar las manos u otras partes del cuerpo, ya que esta radiación puede causar eritemas, es decir, irritación de la piel.

Esto significa que adquirir dispositivos que usen luz ultravioleta para eliminar COVID-19 puede ser contraproducente y, lejos de proteger tu salud y la de tu familia, generen serios daños a la piel y tejidos tan delicados como los ojos.

Lavado de manos para evitar contagios

Por ello, jamás debes usar luz ultravioleta para esterilizar las manos o ninguna parte del cuerpo, a menos que este método se encuentre clínicamente justificado y cuentes con la orientación del profesional de la salud.

Para protegerte contra la COVID-19, recuerda seguir las recomendaciones de autoridades sanitarias locales y globales, como Secretaría de Salud y OMS, que incluyen: quedarte en casa, usar cubrebocas y caretas de acrílico al salir a las calles, lavado de manos constante y mantener distancia social si acudes a sitios públicos. La pandemia no está controlada, ¡no te confíes!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico