Onicofagia, un hábito más allá del estrés
Onicofagia, un hábito más allá del estrés
Artículo

Onicofagia, un hábito más allá del estrés

Más que una mala costumbre, morderse las uñas puede ser un signo de problemas tanto físicos como emocionales. Si te has preguntado ¿por qué me como las uñas?, aquí te lo contamos.

También te puede interesar: Estrés, respuesta natural del organismo

Onicofagia

Así se le conoce al hábito de comerse las uñas, el cual surge normalmente en la adolescencia (entre los 10 y 18 años) y puede mantenerse por el resto de tu vida.

Representa un riesgo a la salud de boca, dientes y dedos, pero su origen puede ser aún más peligroso.

También te puede interesar: Enemigos de las uñas

Aunque no se ha definido por completo la razón por la que algunas personas muerden sus uñas, muchos psicólogos y psiquiatras coinciden en que es un síntoma neurótico de ansiedad y nervios.

Se trata de un acto repetitivo, automático e inconsciente que puede liberar un poco de la tensión que la persona está sintiendo, como apretar las manos, golpear objetos o gritar.

Por esta razón, el origen de cada caso es distinto y, para encontrar una solución en los casos más graves, se requiere ayuda psicológica.

Consecuencias en la salud

Más infecciones: llevar tus manos a la boca causa que los microrganismos se esparzan con más facilidad por tu cuerpo, si a eso le agregamos que morder las uñas puede causarte heridas (llamadas paroniquias), el riesgo de infección se multiplica.

Uñas deformes: aun cuando se muerde la orilla de las uñas, dañar la cutícula afecta la base o nacimiento de la uña, lo que las vuelve más pequeñas e irregulares.

Dedos chatos: con el paso del tiempo los dedos quedan  desprotegidos de la punta, si esto sucede en etapas muy tempranas del desarrollo (juventud), el dedo tiende a deformarse.

Daña los dientes: el esmalte de los dientes se gasta, lo cual deja a la dentina (parte interior del diente) desprotegida, lo cual es una de las principales causas de hipersensibilidad de los dientes a cambios de temperatura.

Te recomendamos

Aunque no es una cura, seguir algunas de estas recomendaciones te ayudará a evitar este mal hábito.

  •          Mantener tus manos ocupadas con pelotas o productos antiestrés.
  •          Usar guantes.
  •          Pintar tus uñas de colores llamativos te hará recordar que no debes hacerlo.
  •          Mascar chicle libre de azúcar.
  • Usar barnices para uñas especiales con mal sabor.

Ahora que hemos resuelto la pregunta ¿por qué me como las uñas?, sigue las recomendaciones y acude con un especialista si presentas otros síntomas de estrés.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mar, 20/11/2018 - 12:04