Tratamientos para la piel
Tratamientos para la piel
Artículo

Tratamientos para la piel

La piel es el órgano más extenso y pesado del organismo, ya que mide entre 1.5 y 2 m2, y su peso es de 2 a 3 kg; además de ser la estructura más visible, evidencia el paso del tiempo y nos indica que el estado de salud no es óptimo. Su principal tarea es protegernos de las agresiones ambientales, e igualmente se encarga de regular la temperatura corporal y percibir estímulos de dolor y placer.

Capas de la piel

  • Epidermis. Es la parte más superficial, se regenera cada cuatro semanas aproximadamente, su espesor es de 1 mm y sus funciones más importantes incluyen mantener nivel de hidratación adecuado y proteger de la radiación solar. Aquí se alojan células llamadas queratinocitos, cuya misión es formar una estructura que protege de las agresiones (estrato córneo) y renovar la piel; otro conjunto celular que se encuentra en esta capa son los llamados melanocitos, encargados de darle color a la piel.
  • Dermis. Su grosor es de 4 mm, proporciona elasticidad y tersura a la piel, y en ella se alojan numerosos vasos sanguíneos que aportan nutrientes, glándulas sebáceas y sudoríparas, así como los folículos pilosos (donde se produce el vello).
  • Hipodermis. También se le conoce como tejido subcutáneo y es la capa más profunda de la piel, la cual contiene numerosas células productoras de grasa.

Tipos de piel

De manera natural la piel genera grasa a través de las glándulas sebáceas, con la que se mantiene lubricada y libre de infecciones, pero la cantidad de esta sustancia varía de una persona a otra; es por ello que se ha llegado a la siguiente clasificación:

  • Piel normal. Tiene aspecto sano, terso, sin poros abiertos ni puntos negros o barros, es firme y flexible. Sólo requiere lavado y aplicación de crema humectante.
  • Piel grasa. Luce con brillo, es gruesa, con poros abiertos y llega a presentar puntos negros, barros y espinillas. Necesita lavado con productos específicos, tónicos, lociones astringentes y geles hidratantes.
  • Piel seca. Es rugosa, se siente tirante y es áspera; se irrita fácilmente y presenta descamación visible. Para mantenerla en buen estado, además del lavado, se recomienda la aplicación de cremas humectantes e hidratantes y leches.
  • Piel mixta. Algunas zonas secretan gran cantidad de grasa, las cuales alternan con regiones secas. Deben usarse productos de limpieza e hidratantes indicados para este tipo de piel, ya que tienen la propiedad de absorber sebo y humectar las zonas resecas.
  • Piel sensible. En su superficie hay finísimas fibras nerviosas que inmediatamente se mueven ante el más mínimo estímulo, señal que después de ser percibida por el cerebro se manifiesta como irritación, comezón y erupción. Requiere productos especiales e hipoalergénicos.

Ahora bien, es importante considerar que la piel puede sufrir deterioro en su superficie a causa de cambios bruscos de temperatura, radiación solar, contaminación ambiental, estrés, ansiedad, así como falta de descanso, dieta deficiente en nutrientes, fumar y beber poca agua. Por estas razones resulta fundamental que el régimen alimenticio incluya los diferentes grupos de alimentos (proteínas, carbohidratos, grasas y vitaminas, ingerir de 2 a 3 litros de agua diariamente y aplicar tratamientos que le proporcionen protección, humectación y nutrientes.

Tratamientos especializados para la piel

Las industrias cosmética y farmacéutica no sólo han desarrollado tratamientos para la piel que hidratan y la mantienen en buen estado, también productos que contribuyen en la curación o control de síntomas en alguna región de la epidermis (por ejemplo, dermatitis, heridas leves, pediculosis y acné); a continuación se describen:

  • Aceites esenciales. Activos tonificantes y relajantes que al disolverse en el agua durante el baño humectan y suavizan la epidermis.
  • Antiacné. Destapan los poros permitiendo la salida de las acumulaciones de grasa y exterminan las bacterias causantes de los brotes de barros y espinillas.
  • Antiarrugas. Mejoran el estado de la piel, tejido al que le proporcionan vitalidad, elasticidad y humectación, lo cual atenúa líneas de expresión y arrugas.
  • Anticaspa y antiseborreicos. Los tratamientos para combatir caspa y seborrea combinan agentes limpiadores que respetan la flora microbiana normal del cuero cabelludo y sustancias que favorecen la eliminación de escamas, atacan al hongo causante del padecimiento (en caso de caspa) y dejan el cabello suave y brillante.
  • Anticelulitis. Ayudan a eliminar exceso de líquido, activar la circulación e hidratar la epidermis.
  • Antiestrías. Previenen la aparición de estrías y mejoran la textura de la piel que ya se ha visto afectada por las mismas, debido a que aportan nutrientes que humectan, regeneran tejidos y proporcionan elasticidad.
  • Antidermatitis.Se ofrecen en forma de crema, pomadas, ungüentos lociones y aceites que relajan y desinflaman la piel, con lo cual se controla la comezón y ardor propio de la dermatitis.
  • Antifuegos labiales. Pomadas o ungüentos que suelen incluir en su fórmula el antiviral aciclovir y caléndula, sustancias que promueven la eliminación de las ampollas ocasionadas por esta infección.
  • Antimanchas. Reducen la formación de melanina (sustancia que da color a la epidermis) causante del oscurecimiento en diversas zonas de la piel.
  • Antimicóticos. Curan las infecciones causadas por hongos debido a que contienen agentes que exterminan a estos microorganismos, como es el caso de las tiñas y pie de atleta.
  • Antirozaduras de pañal.Se presentan en forma de crema, pomada y ungüento que, al ser aplicados sobre la piel del bebé, controlan el ardor debido a que contienen sustancias humectantes, antimicóticas y nutritivas (vitaminas, por ejemplo). Estos productos deben complementarse con cambio frecuente del pañal y minuciosa limpieza en genitales y región anal.
  • Bloqueadores solares. Protegen la piel de las radiaciones solares y quemaduras solares, además suavizan y humectan la piel debido a que su fórmula está provista de vitaminas.
  • Contorno de ojos. Proporcionan ligero efecto tensor (estiran la piel para disimular líneas de expresión y patas de gallo), restauran la elasticidad del tejido cutáneo, son calmantes, descongestionantes y reafirmantes; hay productos que disimulan las ojeras.
  • Contra pediculosis.. Contienen principios activos que exterminan a los piojos, parásitos que atacan al humano mediante picaduras y succión de sangre; pueden encontrarse en forma de shampoo o lociones.
  • Cuello y escote. Proporcionan la hidratación adecuada para evitar que estas regiones corporales se tornen resecas, flácidas y con arrugas visibles.
  • Exfoliantes. Eliminan suciedad, células muertas, impurezas y devuelven su luminosidad y suavidad a la piel de rostro y cuerpo.
  • Hidratantes. Humectan la epidermis impidiendo que en ésta se evapore el agua.
  • Limpiadores. Eliminan impurezas superficiales provenientes del medio ambiente, retiran grasa excesiva y maquillaje, además de humectar.
  • Líneas infantiles. Productos que humectan delicadamente la piel de bebés y niños, proporcionándole textura suave.
  • Nutritivos. Aportan al tejido cutáneo vitaminas, proteínas y minerales esenciales que permiten que se efectúe adecuadamente la reproducción celular, con lo que es posible prevenir la aparición prematura de arrugas en rostro y flacidez corporal.
  • Para tratar quemaduras. Desinfectan y controlan dolor, ardor y comezón en las zonas donde se ha sufrido alguna quemadura, ya sea por exposición prolongada al Sol, haber tenido contacto con fuego o si se manipuló una sustancia irritante (peróxido, cal o ácidos, por ejemplo).
  • Para tratar picaduras de insectos. Productos que controlan comezón e inflamación ocasionados por el veneno inyectado por los insectos.
  • Reafirmantes. Fortalecen y nutren las capas de colágeno y elastina que contiene la piel de todo el cuerpo, con lo que mejora la apariencia de la epidermis al proporcionarle firmeza y suavidad; recuerde, es importante combinar su aplicación con la práctica de ejercicio para obtener mejores efectos.
  • Reafirmantes de senos. Geles, cremas y lociones que fortalecen y revitalizan la piel de los senos, que incluyen en su fórmula colágeno, elastina y extractos naturales; es recomendable que su aplicación se apoye con el uso de brassiere frigorífico, es decir, aquel que en su interior contiene sustancia gelatinosa y se refrigera durante varias horas, para después usarlo y beneficiar a los tejidos con la acción reafirmante del frío.

Como puedes ver, en la actualidad es más fácil tener piel saludable y bella, ya que las industrias cosmética y farmacéutica ponen a nuestro alcance sinnúmero de productos específicos a cada problema cutáneo, así que no hay pretexto para descuidarse.

Consulta a tu dermatólogo

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico