Rabdomiólisis causas
Rabdomiólisis causas
Artículo

Rabdomiólisis: el lado peligroso del ejercicio extenuante

La actividad física nos mantiene en forma y de buen humor, pero si la llevas al extremo puede ser contraproducente y causarte rabdomiólisis. Descubre cuál es su relación con la práctica deportiva extenuante y cómo afecta tu salud.

Rabdomiólisis, ¿qué es?

Fatiga por rabdomiólisis

Cualquier situación que provoque una lesión muscular puede generar esta condición poco común y peligrosa; las causas son distintas y puede incluir, por ejemplo, ejercitarse a tal grado que se sufre fuerte dolor de piernas y debilidad, además de que la orina se oscurece repentinamente (por la presencia de mioglobina).

Estas señales conforman la tríada clínica que identifica a la rabdomiólisis, aunque no siempre aparecen las tres al mismo tiempo.

La rabdomiólisis es síndrome potencialmente fatal provocado por la extensa destrucción de fibras musculares; cuando comienzan a morir, sus restos (mioglobina, creatina fosfoquinasa, purinas y electrolitos, por ejemplo) se filtran primero al torrente sanguíneo y luego a los riñones, lo que genera fuerte dolor.

En cuanto a la seriedad del problema, es distinta en cada caso, es decir, algunas personas no presentan síntomas y el síndrome sólo se detecta a través de exámenes de sangre, mientras otras viven situaciones graves con riesgo de perder la vida debido al daño renal o cardiaco derivado de los altos niveles de potasio en la sangre.

Causas de rabdomiólisis

Esfuerzo físico extenuante

Los médicos explican que cualquier situación que genere una lesión muscular puede causarla, por ejemplo:

  • Esfuerzo físico extenuante (como el que ocurre durante una carrera de maratón o alguna clase de spinning sin la preparación adecuada).
  • Traumas que involucran múltiples regiones musculares (accidente automovilístico o atropellamientos, por ejemplo).
  • Lesiones por aplastamiento.
  • Shock eléctrico.
  • Cirugía ortopédica.
  • Inmovilización prolongada (en caso de coma o desmayo, entre otros).
  • Alcoholismo.
  • Consumo de drogas (cocaína, anfetaminas, heroína, etc.)
  • Infecciones.
  • Diabetes mellitus mal tratada (descompensada).
  • Hipotiroidismo.

¿Cómo minimizar el riesgo de lesiones?

Ejercicio moderado para evitar lesiones

Luego de varios días con dolor en las piernas por el esfuerzo que le exigió una agotadora clase de spinning, Cristina descubrió que su orina había tomado una coloración marrón oscuro y la fatiga no cesaba. Acudió al médico, quien después de algunos estudios, estableció el diagnóstico: rabdomiólisis.

Si bien, un estudio publicado por The American Journal of Medicine, en el que se documentaron varios casos similares, ha advertido que la rabdomiólisis no constituye una razón para evitar el ejercicio intenso, los autores explicaron que su objetivo había sido crear conciencia para que las personas inicien cualquier programa de ejercicio intenso de manera paulatina para minimizar el riesgo de lesiones.  

¿Daños al cerebro?

Además de rabdomiólisis, el ejercicio extenuante puede causar otros daños en el individuo.

Investigadores del Instituto Nacional de Deporte, Experiencia y Rendimiento de Francia (INSEP) realizaron estudio sobre el impacto del deporte de alto nivel en el cerebro de un atleta.

Los expertos descubrieron que entrenar con mayor nivel de intensidad (40%) que la habitual reprime la actividad de la corteza prefontal lateral del cerebro, es decir, el núcleo de las tomas de decisiones complejas.

En otras palabras, el agotamiento físico provoca no sólo un comportamiento impulsivo, además afecta la memoria y reduce su eficiencia.

Tratamiento para rabdomiólisis

Tratamiento para evitar dolor

Cuando practicas ejercicio intenso sin haberte preparado, las probabilidades de sufrir rabdomiólisis se elevan. Si experimentas las señales antes descritas, acude al profesional de la salud para recibir el tratamiento adecuado.

Una vez que el médico identifica claramente el problema, el tratamiento que expertos de la Biblioteca Nacional de Medicina (de Estados Unidos) sugieren consiste en tomar líquidos que contengan bicarbonato para ayudar a prevenir el daño en los riñones.

En ocasiones, se requiere administrar líquidos por vía intravenosa o bien, realizar diálisis renal.

En los casos más leves, el paciente puede retomar la actividad normal después de algunas semanas, una vez que la fatiga y el dolor muscular han desaparecido.

Después de la práctica deportiva, es importante ingerir líquidos (electrolitos) en abundancia para recuperar los niveles que el organismo requiere para funcionar correctamente.

Recuerda acudir al médico antes de iniciarte en la práctica de cualquier actividad física, a fin de reducir el riesgo de lesiones que puedan comprometer tu salud, como la rabdomiólisis.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 30/09/2019 - 09:22