Tensión nerviosa
Tensión nerviosa
Artículo

Tensión nerviosa

Tener salud también implica vivir en paz. Si sufres de dolores de cabeza, irritabilidad y falta de concentración, ¡cuidado! Algo podría estarte provocando tensión nerviosa, un mal silencioso que, a la larga, puede costar vidas. ¡Entérate!

También te puede interesar: Cuando los nervios afectan el estómago

Normalmente ocurre como respuesta del organismo a situaciones incómodas, estresantes o peligrosas y puede desencadenar problemas serios como la depresión.

Tensión nerviosa
Irritabilidad, una señal común de la tensión nerviosa.

¿Cómo saber si tengo tensión nerviosa?

Existen muchos síntomas que prenden los focos rojos. De acuerdo con la revista Behaviour Research and Therapy los más comunes son:

  • Falta de concentración.
  • Cambios en el apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Insomnio.
  • Preocupaciones constantes.
  • "Achaques" o molestias sin explicación.
  • Aumento de infecciones oportunistas.
  • Irritabilidad y cambios de ánimo.
Tensión nerviosa
Tensión nerviosa, problema por estrés laboral.

Causas de tensión nerviosa

Cada causa se trata de forma distinta, pero buscar ayuda médica y/o psicológica siempre es lo más recomendable. Te dejamos las razones más comunes:

  • Cólicos menstruales.
  • Síndrome premenstrual.
  • Menopausia.
  • Conflictos con seres queridos.
  • Problemas en escuela o trabajo.
  • Enfermedades crónicas.
  • Estrés o ansiedad.
  • Algunos medicamentos.
  • Insomnio.
  • Síndrome de abstinencia, provocado al dejar de beber y/o fumar.
Tensión nerviosa
Métodos de relajación, el secreto contra la tensión.

¿Cómo prevenir la tensión nerviosa?

Todos, en algún momento, experimentamos cierto grado de tensión nerviosa, lo que se vuelve en un potencial riesgo para nuestra salud.

Sin embargo, sencillos cambios de hábito pueden ayudarte a llevar una vida más tranquila, con menos estrés y más salud. Prueba haciendo:

Ejercicio diario

Especialmente la actividad física cardiovascular u ejercicios aeróbicos (como correr, nadar o andar en bicicleta) ayudan a que el organismo se relaje y se olviden las preocupaciones.

Adiós a los irritantes

Nos referimos a:

  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Azúcares refinados o procesados.
  • Grasas saturadas.
  • Comida rápida.

Aunque pueden hacernos sentir bien por un momento, el efecto, a largo plazo, se vuelve peor.

¡Descansa!

En la noche, no hay nada más urgente que dormir. Date tus 8 horas de sueño cada noche y notarás la diferencia.

¡Habla con alguien!

Puede que tus problemas sólo te afecten a ti, pero comunicarlos con otros te ayuda a:

  • Tener nuevas ideas y soluciones.
  • Recibir ayuda.
  • Sacar los sentimientos negativos.

Haz lo que te gusta

Quizá no puedas tener el trabajo de tus sueños, pero ocupa tu tiempo libre para hacer lo que te apasiona: tener un hobbie, salir con amigos, ¡lo que tú quieras! Es tu momento.

Ve al médico

No todo es sólo cuestión de actitud. La tensión nerviosa también puede ser resultado de alguna condición o enfermedad. Realízate revisiones periódicas aunque no te sientas mal. Prevenir siempre es la mejor opción.

¿Quieres conocer más técnicas antiestrés? ¡checa este video!

Conocerte, el primer paso para relajarte

Si la tensión nerviosa ya es parte de tu vida, la Asociación Psicológica Americana recomienda hacer un autoanálisis, es decir, antes de dormir o en un tiempo libre hazte preguntas como:

  • ¿Qué me gusta de mi vida?
  • ¿Qué no me gusta?
  • ¿Por qué me dedico a esto?
  • ¿Por qué estoy con la gente que estoy?
  • ¿Qué me gustaría cambiar de mi vida o de mí?

El nerviosismo y el estrés no desaparecen de milagro. Tras responder estas preguntas, necesitas echar manos en el asunto para lograr cambios que de hecho reduzcan la tensión que vives.

La tensión nerviosa es un problema que puede llegar en cualquier momento de nuestras vidas, pero llevar una vida sana es la mejor protección contra estos problemas.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico