Alcoholismo y pandemia de coronavirus
Alcoholismo y pandemia de coronavirus
Artículo

Alcohol y coronavirus, peligrosa combinación

El confinamiento ha afectado la salud emocional de muchas personas agravando su dependencia a distintas sustancias. Te decimos por qué es tan peligrosa la combinación de alcohol y coronavirus.

Alcoholismo vs. salud emocional

Alcohol y coronavirus

Permanecer encerrados para evitar cualquier contagio del coronavirus ha protegido el bienestar de la población en general, aunque ciertos grupos más vulnerables lo han pasado bastante mal.

También te puede interesar: Alcoholismo, problema hereditario

Hablamos de personas con problemas de alcoholismo cuya adicción se ha incrementado en estos días de aislamiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha explicado claramente que beber aumenta la vulnerabilidad al coronavirus, de ahí que haya sugerido a los países miembros restringir el acceso al alcohol durante la pandemia.

Asimismo, la OMS advierte que el consumo de alcohol es perjudicial porque puede agravar comportamientos de riesgo, trastornos de salud mental y conductas violentas; además, es especialmente peligroso porque compromete el sistema inmunitario del organismo, lo que hace a los consumidores más vulnerables a la enfermedad COVID-19.

De igual forma, la ciencia ha demostrado que el alcohol tiene efectos a corto y largo plazo en prácticamente todos los órganos del cuerpo.

En términos generales, la evidencia indica que no existe ningún “límite seguro”; de hecho, el riesgo de daño para la salud aumenta con cada vaso de alcohol ingerido.

Particularmente en el caso del coronavirus, el consumo excesivo de alcohol incrementa el riesgo de síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una de las complicaciones más graves de la COVID-19.

Mitos acerca del alcohol y la COVID-19

Mitos sobre el alcohol y coronavirus

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, algunos mitos frecuentes acerca del alcohol y la COVID-19 han desvirtuado la relación entre el consumo de bebidas embriagantes y la enfermedad que está dañando al mundo entero.

Entre las ideas más peligrosas destacan:

  • Mito: el consumo de bebidas alcohólicas destruye al coronavirus.

Hecho: lejos de destruir al virus SARS-CoV-2, el consumo de alcohol aumenta los riesgos para la salud si la persona contrae el virus. El alcohol (en una concentración de al menos 60% en volumen) actúa como desinfectante en la piel, pero carece de tal efecto dentro del organismo una vez ingerido.

  • Mito: si se consumen bebidas alcohólicas de alta graduación es posible matar al virus en el aire inhalado.

Hecho: beber alcohol no mata el virus en el aire inhalado ni desinfecta boca y/o garganta, por tanto, no brinda protección alguna contra la COVID-19.

  • Mito: las bebidas alcohólicas (cerveza, vino, licores de hierbas, etc.) estimulan la inmunidad y resistencia frente al virus.

Hecho: cualquier bebida alcohólica es nociva para el sistema de defensas y de ninguna forma estimula la inmunidad ni la resistencia frente al virus.

¿Cómo ayudar?

Cada caso es distinto y sólo un especialista puede establecer el mejor tratamiento para superar el alcoholismo; sin embargo, existen medidas que pueden ser útiles a la mayoría de personas afectadas por esta adicción durante los días de aislamiento:

  • Establecer rutinas (higiene diaria, limpieza del hogar, alimentación saludable, ejercicio físico en casa) y respetar horarios puede ser útil para reducir la ansiedad por determinada sustancia o bebida alcohólica y dejar de pensar en que “se necesita”.
  • Intentar gestionar los pensamientos negativos, ser conscientes de ellos y asumir que la realidad puede construirse de muchas y diferentes formas.
  • Mantener, hoy más que nunca, contacto con familiares, buscar la complicidad de amistades y compañeros de trabajo a través de las redes sociales, llamadas telefónicas, videoconferencias o mensajes. ¡Es preciso sentirse parte de un grupo y reconocer todas las emociones, tanto positivas como negativas!
  • Tomar la crisis como aprendizaje. La pandemia que estamos viviendo también puede ser excelente oportunidad para que quienes enfrentan trastornos adictivos reflexionen y sanen sus emociones (guiados por especialistas a través de videollamadas) e incluso, expresar esas ganas de consumir alcohol y pedir ayuda para contenerlas.

Es importante ser conscientes de que las bebidas alcohólicas entrañan riesgos para la salud y seguridad, por ello, evitar su consumo durante el actual periodo de aislamiento, es vital para proteger el bienestar físico y emocional de todos, en especial, de quienes son más vulnerables frente al alcoholismo.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Vie, 26/06/2020 - 16:56