Mal de alzheimer
Mal de alzheimer
Artículo

Consejos para convivir con una persona con Alzheimer

Todos podríamos estar cerca de un adulto con esta condición, por tanto, saber orientarlo es una forma de protegerlo. En el Día Mundial del Alzheimer, 21 de septiembre, te compartimos algunos consejos que pueden ayudarte a convivir con una persona con Alzheimer.

Alzheimer, el tipo de demencia más común

Enfermedad de Alzheimer

Perder la memoria, el sentido del tiempo y hasta la capacidad para realizar tareas de la vida diaria son signos de la enfermedad de Alzheimer, afección que empeora con el tiempo (es progresiva) obligando al paciente a depender cada día más de quienes conviven con él.

También te puede interesar: Enfermedad de Alzheimer

Si bien es imposible detener su avance (no tiene cura), existen tratamientos para los síntomas que pueden mejorar la calidad de vida de los adultos con Alzheimer.

Al mismo tiempo, los especialistas brindan recomendaciones para facilitar la convivencia con el paciente, entre las que destaca, por ejemplo, conversar sobre la demencia.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Alzheimer’s Disease International (ADI) promovieron la campaña “Hablemos sobre Demencia” (2019) con el objetivo de motivar a que se hable cómoda y abiertamente de la enfermedad de Alzheimer y la demenciaDe igual forma, el propósito es aclarar que la enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, pero de ninguna forma es consecuencia normal del envejecimiento.

¿Cómo hacer que una persona con Alzheimer esté más cómoda?

Cuando una persona progresa a las etapas severas de la enfermedad de Alzheimer, cada día es más difícil cuidarla.

Demencia y mal de alzheimer

Algunos consejos que brindan expertos del National Institute on Aging, en Estados Unidos, para ayudar a la convivencia del paciente son:

  • Mueve a la persona a una posición diferente, por lo menos, cada 2 horas.
  • Coloca una mesa para cama sobre el regazo del paciente para que pueda descansar los brazos y apoye la parte superior de su cuerpo mientras permanezca sentada.
  • Dale a la persona algo para sostener, como un paño o una servilleta, mientras la mueves; así, reduces la probabilidad de que se agarre de ti o de los muebles.
  • Compra colchones especiales y cojines en forma de cuña para reducir las llagas por presión. Por lo general, puedes encontrar estos productos en tiendas de suministros médicos, farmacias o bien, en tiendas por Internet.
  • Sirve las comidas a la misma hora cada día. Ofrece sólo un alimento a la vez y procura usar platos coloridos para que la persona pueda ver la comida.
  • Dale alimentos que pueda comer con las manos, como trozos de queso, sándwiches pequeños, frutas frescas o verduras.
  • Háblale de manera agradable y respetuosa, así facilitarás la comunicación. Procura usar expresiones faciales, controlar el tono de voz y recurrir al contacto físico para transmitir mejor tu mensaje y demostrarle cariño.
  • Escucha con los oídos, ojos y corazón. Ten paciencia cuando hables con la persona y espera su respuesta. Si notas que le resulta difícil responder tu pregunta, puedes sugerirle algunas palabras para ayudarle. Presta atención al lenguaje corporal y a sus gestos, y reacciona de manera apropiada.
  • Responde con cariño y serenidad, como un apretón de manos. A menudo, las personas con demencia se sienten confundidas, ansiosas o inseguras de sí mismas; suelen confundir la realidad y hacer referencia a hechos que nunca sucedieron. En lugar de intentar convencerlas de que están equivocadas, concéntrate en los sentimientos que demuestran (son reales) y responde con gestos y palabras de consuelo, apoyo y serenidad. A veces, un apretón de manos, palmadas, abrazos y elogios son los únicos estímulos que hacen que tu ser querido reaccione.  

A las personas con la enfermedad de Alzheimer les resulta difícil realizar tareas cotidianas tan familiares o simples que los demás hacemos sin pensar, así que imagina cómo te sentirías si estuvieras en sus zapatos.

De hecho, es frecuente que no recuerden en qué orden ponerse la ropa, los pasos para preparar una comida o cómo llegar de la puerta a su habitación.

Cuidar a un ser querido con demencia es difícil, por ello, conviene buscar apoyo de especialistas y la orientación del médico para mejorar su calidad de vida y, al mismo tiempo, la de sus cuidadores.

En el Día Mundial del Alzheimer, hablar sobre la demencia y sus efectos es una manera de ayudar a quien vive con esta enfermedad.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 21/09/2020 - 09:49