Contacto cara a cara: la mejor medicina preventiva contra la depresión
Contacto cara a cara: la mejor medicina preventiva contra la depresión
Artículo

Contacto cara a cara: la mejor medicina preventiva contra la depresión

El contacto personal cara a cara ayuda más a combatir la depresión que los mensajes por correo electrónico y las llamadas telefónicas, sugiere reciente investigación en Estados Unidos.

"Reunirse con amigos y familiares es una medicina preventiva contra la depresión", afirmó el Dr. Alan Teo, autor del estudio y psiquiatra del Sistema de Atención de la Salud de los Veteranos en Portland, Oregon.

Si bien la investigación no prueba que las conversaciones personales sean más valiosas que el correo electrónico y las llamadas telefónicas, el Dr. Alan Teo está convencido de que existe una conexión.

Quizá parezca obvio que interactuar con otras personas de forma positiva sea bueno para la salud. De hecho, "por estudios anteriores sabemos que tener un respaldo social y permanecer conectado con las personas es bueno para la salud física y mental, incluso ayuda a vivir más", aclaró el psiquiatra. "Lo que ignorábamos era si la forma de permanecer en contacto con los amigos y los familiares importaba", señaló el autor del trabajo recientemente publicado en revista especializada (Journal of the American Geriatrics Society).

Como parte de la investigación, se examinaron los resultados de encuestas realizadas entre 2004 y 2010 a 11 mil personas a partir de los 50 años de edad. Tras ajustar las estadísticas para que determinados factores no las afectaran (cantidades altas o bajas de ciertos tipos de personas, por ejemplo), los especialistas identificaron una asociación entre la clase de interacción que la gente tenía con los demás y la probabilidad de presentar síntomas de depresión dos años más tarde.

Las tasas de depresión no parecieron verse afectadas por el nivel de comunicación por teléfono, las cartas ni el correo electrónico. Sin embargo, los adultos que menos se comunicaban con amigos y familiares en reuniones en persona (cada pocos meses o con menos frecuencia) mostraban tasas más altas de señales de depresión.

El estudio encontró que dos años más tarde, 12% de esos individuos mostraban síntomas de depresión; en comparación, 8% de los que tenían contacto personal una o dos veces al mes, y 7% de quienes se reunían con otros una o dos veces por semana mostraba señales de dicha afección.

Es importante señalar que el estudio solo mostró asociación entre pasar más tiempo en persona con familiares y amigos y una probabilidad más baja de depresión, no una relación causal.

Al referirse al trabajo del Dr. Alan Teo, la Dra. Carla Perissinotto, profesora clínica asistente de la División de Geriatría de la Universidad de California, en San Francisco, expresó: "Es un recordatorio importante para que todos nos mantengamos conectados. El trato y el contacto humanos no se pueden reemplazar".

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico