Cuando eres agradecida, esto pasa en tu cuerpo
Cuando eres agradecida, esto pasa en tu cuerpo
Artículo

Cuando eres agradecida, esto pasa en tu cuerpo

Si buscas un remedio "mágico" para mejorar tu estado físico y mental, puedes encontrarlo en una sencilla palabra: ¡gratitud! Te mostramos numerosos efectos saludables de la gratitud para que la incorpores a tu vida ¡hoy mismo!

También te puede interesar 10 regalos originales para niños

Efectos saludables de la gratitud

Se ha demostrado que la práctica diaria del agradecimiento aumenta notablemente el bienestar físico y mental del ser humano.

También te puede interesar Pequeñas dosis diarias de felicidad contribuyen a la longevidad

Los estudios sobre los efectos de la gratitud en la salud (física y mental) son numerosos y, la mayoría, coincide en que quienes cultivan el agradecimiento manifiestan los siguientes síntomas:

  • Tienen más emociones positivas.
  • Manifiestan menos emociones negativas.
  • Controlan con facilidad las situaciones de estrés.
  • Se recuperan mejor de las enfermedades.
  • Experimentan mejor funcionamiento del ritmo cardiaco.
  • Tienen menor riesgo de sufrir hipertensión.

Por si fuera poco, otros efectos saludables de la gratitud revelan que las personas que repasan las cosas por las que están agradecidas antes de dormir, consiguen dormirse más rápido y ¡por más tiempo!

Gratitud: emociones positivas

De acuerdo con Robert Emmons y Michael McCullough, quienes llevaron a cabo un estudio sobre las emociones positivas (2004), existen muchas formas de expresar gratitud, desde una nota personal, dando simplemente las gracias o controlando mentalmente los pensamientos negativos.

Los expertos descubrieron que quienes hacen de esta actitud un hábito de vida, experimentan beneficios como:

  • Se sienten más saludables.
  • Con mayor optimismo.
  • En general, disfrutan más días felices.
  • Consiguen una existencia más longeva.
  • Son más eficaces ante problemas en el trabajo y a nivel personal.

Incluso, se ha comprobado que expresar gratitud con frecuencia, mejora las relaciones con las personas y propicia el altruismo.

Por todo y… nada a la vez

Es evidente, por tanto, que dar las gracias, expresarlas y sentirlas ofrece numerosos beneficios al organismo, tanto mental como físicamente.

Una forma sencilla de disfrutar los efectos saludables de la gratitud es colocar un frasco vacío, pequeñas hojas de papel y un lápiz en un lugar accesible del hogar.

Invita a todos en casa para que cada día anoten en un papel algo por lo que están agradecidos y lo guarden en el "recipiente de la gratitud". Durante la comida o la cena, incluso, en un momento de ocio, pueden tomar algunas notas del frasco y leer en voz alta los pensamientos de los demás.

El propósito es estrechar los lazos en la familia y pasar de "pensar" a diario en las cosas que agradecemos, a que se convierta en algo natural, así como en una "herramienta" que inconscientemente nos brinde los efectos saludables de la gratitud.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 10/12/2018 - 10:37