Perfil de una persona envidiosa
Perfil de una persona envidiosa
Artículo

Cómo identificar a una persona envidiosa en la oficina

Pocas oficinas se salvan de tener en sus filas a gente que no soporta el éxito ajeno ni compartir el espacio con compañeros brillantes. Para enfrentarla de forma inteligente, te decimos cómo identificar el perfil de una persona envidiosa y qué motiva sus emociones.

Así funciona el cerebro del envidioso

Así funciona el cerebro del envidioso

De acuerdo con Ignacio Morgado Bernal, catedrático de Psicobiología y director del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Barcelona (España), la envidia no es desear lo ajeno, sino querer que el otro, el envidiado, no posea lo que tiene o que su éxito y riqueza material no sea real ni tan impactante.

"La verdadera envidia se centra imaginativamente en el otro, más que en uno mismo", señala el psicólogo, lo cual ayudaría a comprender la conducta de aquellos compañeros en la oficina que invierten más tiempo en devaluar el trabajo de determinada persona, que en mejorar su propias habilidades o conocimientos.

Aunque se trata de comportamiento frecuente en la actualidad, en realidad es tan viejo como la historia de la humanidad.

La envidia en el "moderno" Procusto

Sentimiento de envidia en la oficina

Los antiguos griegos crearon un mito sobre esta conducta, que dio origen al llamado síndrome de Procusto.

"Procusto" administraba una posada con no muy buenas intenciones, pues invitaba a los viajeros a dormir en una cama de hierro, pero nadie salía de ella contento.

Si el cuerpo de la víctima era más largo y grande que el lecho, el anfitrión cortaba las partes que sobresalían (manos, pies y/o cabeza); por el contrario, cuando las dimensiones eran menores, estiraba al huésped hasta que sus extremidades se ajustaban al tamaño de la cama.

En otras palabras, Procusto buscaba siempre que el otro se ajustara a su forma de ver la vida.

Así, el síndrome de Procusto se refiere a la tendencia de algunas personas, empresas o sociedades a rechazar a aquellos individuos con características propias por miedo a ser superadas o cuestionadas por éstos.

Signos que delatan envidia

Competencia y envidia

Ya sea por inseguridad o simplemente porque carecen de las habilidades necesarias, muchas personas intentan eclipsar a quien puede superarlas, lo cual se observa con frecuencia en el ámbito laboral.

Al no aceptar que alguien "brilla" más que ellos, los "modernos Procustos" hacen hasta lo imposible para menospreciar a quien "deben apagar", ocultando así la envidia que les invade, pero se niegan a reconocer.

Si en tu oficina hay alguien con este perfil, probablemente presenta síntomas de envidia como los siguientes:

  • Acostumbra humillar. Acostumbra a degradar a los compañeros que ponen en peligro sus ideas.
  • Crea chismes y/o rumores. Cualquier comentario que le ayude a poner en duda la integridad de su "oponente", le parece útil y justificado. 
  • Muestra sentimientos de inseguridad e inferioridad. La razón es que tiene miedo de perder su posición, poder o jerarquía en la oficina por el "éxito del envidiado". 
  • Siempre a la defensiva. A menudo, se trata de individuos con poca creatividad, talento o habilidades; por ello, siempre están a la defensiva, buscando superar a su rival. 
  • Acapara tareas. Basta que el jefe proponga nuevo proyecto para que el "moderno Procusto" asuma toda la responsabilidad, aunque no tenga el tiempo ni los conocimientos para llevarlo a cabo. Su propósito es impedir que asignen el trabajo a quien seguramente puede sacarlo adelante y con excelentes resultados. 
  • Rechaza el cambio. En la mayoría de organizaciones hay empleados o elementos que llevan años en la nómina y trabajan al ritmo que se han acostumbrado. Cuando llega alguien con mayor entusiasmo o motivación, además de nuevas ideas, el envidioso se resiste a cambiar algo.

En resumen, la persona envidiosa exige que las opiniones de los demás se ajusten a su punto de vista y todas las que difieran, sencillamente no tienen cabida; por tanto, boicotean el pensamiento creativo.

Si quieres liberarte de ella, quizá sea más eficaz e inteligente seguir mejorando tus habilidades y conocimientos cada día, que gastar tu energía en intentar comprender por qué se comporta así; tarde o temprano, tu preparación y deseo de superación dará frutos, a pesar de las envidias ajenas.

Descubre si alguien te tiene envidia contestando este test que tenemos para ti:

 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Jue, 10/10/2019 - 11:09