Separación de familias, daño de por vida
Separación de familias, daño de por vida
Artículo

Separación de familias, daño de por vida

El sufrimiento de los inmigrantes en la frontera con Estados Unidos se agudizó tras las separaciones familiares a causa de deportaciones. Muchos menores de edad han sido alejados de sus padres y esto podría tener serias consecuencias para su salud mental.

Secuelas emocionales

Si dejar el lugar de origen en busca de un mejor futuro no suele ser fácil en la edad adulta, para los niños es bastante más complicado. Cuando viajan como inmigrantes ilegales, por lo general sufren incomodidades, hambre y hasta enfermedades durante el trayecto; además pasan momentos de angustia ante el temor de ser detenidos antes de llegar a su destino.

Por si fuera poco, en los últimos meses se agregó un nuevo "enemigo": el trauma al ser separados de sus padres y encerrados en albergues o campamentos cuyas condiciones comprometen la salud emocional de los pequeños.

El problema es aún peor si consideramos que al drama de la separación de familias antecedieron condiciones traumáticas para los niños, pues la mayoría provienen, en general, de situaciones difíciles, es decir, huyen de condiciones peligrosas en su país, pandillas, violencia, abuso sexual, etc.

Especialistas de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, han advertido que las separaciones forzadas y la carencia de entornos familiares y de otros adultos de confianza podrían tener efectos serios y a largo plazo en los pequeños.

Impacto en el desarrollo del cerebro

La tragedia de haber sido separados de la fuente de protección y apoyo que tenían, es decir, de sus padres, puede afectar el desarrollo del cerebro.

Aunque esta teoría se basa en investigación con animales (roedores), expertos consideran que puede aplicarse también en seres humanos y explican que el evento puede producir cambios profundos y duraderos en el cerebro infantil.

Cuanto más joven es el niño al momento de ser separado de sus padres, más lo sentirá como una amenaza y temerá por su vida. Los especialistas aseguran que el cerebro inmaduro del pequeño lo obliga a depender de las figuras materna o paterna para regular aquello que no está en sus manos, de ahí que sea tan dramática la situación.

Por otra parte, la Asociación Nacional de Enfermeras Pediátricas en Estados Unidos advirtió también que la separación de padres e hijos en la frontera es una práctica que tiene el potencial de causar daños significativos y permanentes a los niños involucrados. La investigación muestra claramente que las experiencias de vida traumáticas en la infancia, especialmente aquellas que implican la pérdida de un cuidador o padre, causan un riesgo de por vida para las enfermedades cardiovasculares y de salud mental".

Los padres ayudan a regular emociones

Se sabe que los niños comienzan a regular sus propias emociones y conductas alrededor de los 3 años; hasta ese momento, dependen más de papá y mamá para que lograrlo, ya sea calmándolos o ayudándolos a entusiasmarse cuando la situación lo amerita.

asma en niños
Aunque vuelvan a reunirse con ellos, haber sido separados de sus padres deja en los niños traumas difíciles de superar.

En consecuencia, si alguno (o ambos) falta, es difícil para los pequeños aprender a manejar sus sentimientos y reacciones, lo cual explica parte de las dificultades que enfrentarán durante su desarrollo aquellos que han sido separados de sus familias, así como la necesidad de recibir atención especial para saber manejar los periodos de ansiedad y estrés que, sin duda, les invaden constantemente.

¿Qué hacer?

"Estos menores pueden evitar quedar traumatizados de por vida si se atienden dos condiciones: que se les proporcione seguimiento a largo plazo, y una reunificación rápida con sus padres", dijo Judith Cohen, psiquiatra integrante de la National Child Traumatic Stress Network (Red Nacional de Estrés Traumático Infantil) en Estados Unidos.

Hasta el momento, se desconoce si los más de 2 mil 300 niños que fueron separados de sus padres han podido reunirse con ellos o, al menos, con alguna persona para ellos conocida.

No obstante, se tiene la esperanza de que grupos y asociaciones civiles apoyen a los pequeños mientras pueden ser reincorporados a un ambiente más agradable y/o familiar. La forma de ayudarlos, a decir de especialistas, incluye confrontarlos con los recuerdos de la separación, en lugar de evitarlos, con el propósito de desarrollar en ellos mecanismos de adaptación que favorezcan su salud mental.  

A medida que recuperen la seguridad de vivir con personas que les quieran, es importante apoyarlos a desarrollar habilidades de afrontamiento, es decir, a resolver problemas y a enfrentarse con el mundo sintiéndose seguros.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Cecilia Jiménez Última actualización: Lun, 02/07/2018 - 12:16