Pablo Lyle en problemas por no controlar su ira
Pablo Lyle en problemas por no controlar su ira
Artículo

Pablo Lyle en problemas por no controlar su ira

Las dificultades que acarrea un temperamento cuando se sale de control pueden ser leves o bastante serias, como sucedió con este joven actor. Para evitar problemas como los de Pablo Lyle, toma en cuenta estos consejos para controlar la ira.

También te puede interesar Ira, pésima compañera

Pablo Lyle: dominado por su temperamento

Todo comenzó con un incidente de tráfico en la ciudad de Miami, Florida, donde el actor Pablo Lyle golpeó fuertemente a un hombre de 63 años que terminó hospitalizado y, poco después, perdió la vida.

Independientemente de la situación legal que enfrenta el actor mexicano de 32 años en Estados Unidos, su problema muestra claramente los peligros que surgen cuando perdemos el control de la ira.

De acuerdo con especialistas de la Clínica Mayo, en Estados Unidos, existen 10 consejos que pueden ayudarte a manejar las emociones negativas antes de meterte en problemas:

  • Piensa antes de hablar. Seguro te ha pasado que dices frases hirientes cuando te enojas y, más tarde, te arrepientes. Toma un momento para ordenar tus pensamientos antes de decir algo. ¡Te ahorrarás muchos problemas!
  • Una vez tranquil@, expresa tu ira. Respira profundo y cuando puedas pensar con claridad, expresa tu frustración de forma asertiva, pero sin confrontar a nadie. Habla sobre tus preocupaciones y necesidades sin herir a los demás (física o emocionalmente), ni tratar de controlarlos.
  • Ejercítate. Cuando sientas que tu enojo crece, sal a correr o caminar. La actividad física puede reducir el estrés que te provoca la ira.
  • Reflexiona. Busca espacios y momentos para reflexionar a lo largo del día cuando estés teniendo una jornada difícil; esto puede ayudarte a sentirte mejor preparad@ para manejar la situación sin irritarte.
  • Identifica posibles soluciones. En lugar de concentrarte en lo que te molestó, intenta trabajar en escenarios que te ayuden a resolver el problema.
  • Mantén tus comentarios en primera persona. Evita criticar o culpar al mundo de tus problemas, esto solo multiplica la tensión; por el contrario, exprésate con oraciones en primera persona para describir la situación, con respeto y claridad.
  • No guardes rencor. El perdón es poderosa herramienta; si permites que la ira y otros sentimientos negativos superen a los positivos, es probable que tu resentimiento o tu "sentido de injusticia" te consuman.
  • Usa el humor para aliviar la tensión. Sin caer en el sarcasmo (puede herir los sentimientos de quienes te rodean), conviene tomarse las cosas con calma para aliviar la tensión y verlas, incluso, con cierto humor.
  • Recurre a técnicas de relajación. Practica ejercicios de respiración profunda cuando sientas que el enojo te supera. Imagina una escena relajante o repite frases tan simples como: "¡Tómalo con calma!" Si lo prefieres, escucha música o camina un rato sin compañía, lo que sea con el propósito de relajarte.
  • ¡Busca ayuda! Saber cómo controlar la ira es un desafío para cualquiera, pero cuando la respuesta no aparece fácilmente, lo mejor es buscar orientación de expertos (un psicólogo o algún profesional de la salud mental).

El que se enoja… ¡pierde!

Según la Asociación Estadounidense de Psicología, cuando una persona experimenta ira que está fuera de control, afecta sus relaciones y partes importantes de su vida (como está ocurriendo con Pablo Lyle), por tanto, debe considerar la asesoría para aprender a manejarla mejor.

Sobre todo porque hay quien considera que "dar rienda suelta a la ira es saludable" y esto es sólo un mito. Los expertos advierten que usar esta teoría como una "licencia" para lastimar a otros, causa serios daños físicos y emocionales.

Las investigaciones han mostrado que darle rienda suelta al enojo aumenta la ira y la agresión, además de que no ayuda en absoluto a resolver la situación.

Por el contrario, dicen expertos de la Asociación Estadounidense de Psicología, es mejor descubrir qué desencadena la ira y, luego, desarrollar estrategias para evitar que esos factores hagan perder el control.

El enojo es una emoción natural y puede aparecer en cualquier momento; el desafío es aprender a controlarlo antes de que nos motive a tomar acciones que pueden lastimar a los demás o acabar con nuestros sueños en un instante, como puede estar ocurriendo en estos momentos con Pablo Lyle.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 08/04/2019 - 09:53