Pagar en efectivo duele más que hacerlo con tarjeta de crédito
Pagar en efectivo duele más que hacerlo con tarjeta de crédito
Artículo

Pagar en efectivo duele más que hacerlo con tarjeta de crédito

De acuerdo con estudios neurocientíficos, pagar en efectivo duele más que si se hiciera con tarjeta de crédito, pues el cerebro pone en acción la misma zona que activa cuando nos picamos con un alfiler.

Expertos en neuromarketing (estudio del funcionamiento del cerebro en las decisiones de compra) aseguran que, al momento de realizar un pago, el cerebro activa el sistema de aversión a la pérdida, el cual produce una sensación similar al dolor físico. "Se trata de la misma zona que registra las emociones que se experimentan cuando nos dan un pisotón", explica Pedro Bermejo, doctor en Neurociencia y presidente de la Sociedad Española de Neurociencia. 

Curiosamente, dicen los especialistas, el dolor es mayor si el pago se efectúa en efectivo. Dan Ariely, catedrático de Psicología y Economía conductual en la Universidad de Duke, en Estados Unidos, asegura que experimentamos más dolor cuando hacemos pagos con dinero en efectivo por artículos de uso diario que cuando recurrimos a la tarjeta de crédito, pues ésta nos permite disociar nuestro consumo del momento en que pagamos por él en efectivo.

La neurociencia sostiene que sentimos ese dolor porque vemos un riesgo inherente a la compra y tenemos miedo a perder algo (dinero), lo cual ocurre en la misma zona cerebral donde reside el dolor físico, es decir, en el sistema de aversión a la pérdida.

El dolor de pagar implica distintos factores: costo de oportunidad (renunciamos a comprar una cosa por otra), un impuesto moral (asociado a la culpa), un método de pago (efectivo o crédito) y un momento de pago (al mismo tiempo o distinto al instante en que se consume).

Por el contrario, dicen los neurocientíficos, cuando tenemos menor conciencia de pago sentimos menos dolor, como sucede, por ejemplo, al realizar compras por Internet; incluso, el pago a crédito nos duele menos que el que se hace online, porque esta transacción no es percibida por el consumidor como una pérdida, sino como una falta ganancial.

Los expertos aseguran que los precios también "duelen" de distinta forma y la manera en que las empresas lo presentan influye directamente en la molestia que generan al consumidor.

Según el neuromarketing, el dolor al pagar se activa al ver el precio del producto, de ahí que aquellos que se exhiben en tipografías pequeñas "duelen" menos al momento de pagar, mientras los grandes letreros suelen utilizarse como reclamos publicitarios.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico