qué es el duelo patológico
qué es el duelo patológico
Artículo

Descubre qué es el duelo patológico, cuando el dolor no se va

Todos reaccionamos de distinta manera cuando una pérdida tambalea nuestro mundo, pero hay momentos en que pasar la hoja es más difícil que otros. Descubre qué es el duelo patológico y lo que recomiendan los expertos para superarlo.

También te puede interesar: Cómo enfrentar la muerte de un hijo

Hay ocasiones en que no nos queda nada más que aceptar lo ocurrido; sin embargo, llegar a esa aceptación y paz no es sencillo, pero tampoco imposible.

¿Qué es el duelo patológico?

También conocido como duelo complicado, se trata de un estado emocional de tristeza profunda de la que la persona no logra salir a pesar de que pase el tiempo.

Pero, ¿cuánto tiempo? Si bien no hay una duración exacta, se considera que si ha pasado un año desde el evento traumático y el estado de ánimo de una persona no ha mejorado o, incluso, empeoró, se puede considerar un duelo patológico.

Sin embargo, la duración no es la única señal de que un proceso de duelo se ha complicado, las otras dependen del tipo de proceso por el que la persona atraviesa.

El duelo patológico ocurre cuando la tristeza no desaparece con el tiempo.

Tipos de duelo patológico

La terapeuta Vanesa Vedia Domingo explica que este problema puede presentarse de 4 formas distintas:

Duelo crónico

Como ya vimos, el tiempo es un factor. Se trata de una situación de estancamiento en el que la persona no logra ni siquiera avances mínimos en el proceso de sanación.

Las personas en esta situación están conscientes de que no han podido avanzar, lo que lleva a mayor grado de frustración.

Duelo retrasado

Cuando una persona reacciona de forma mucho más tranquila de lo que esperabas a una mala noticia, puede que sólo este suprimiendo o posponiendo la caída emocional.

Es el caso de este tipo de duelo, el cual se caracteriza por la llegada de la tristeza tiempo después de lo sucedido. Los síntomas suelen aparecer súbitamente y de forma desmedida.

Duelo exagerado

¿Qué es lo "normal" tras una pérdida? Ese es el dilema que provoca este tipo de duelo. Sin embargo, se trata de pacientes que experimentan señales exageradas de tristeza como:

  • Alucinaciones.
  • Ataques de pánico.
  • Aparición de fobias.
  • Alcoholismo y abuso de sustancias.
  • Lesiones autoinfligidas.

Suele presentarse en pacientes que, además de vivir una pérdida importante, presenciaron o fueron víctima del hecho, lo que les genera un trastorno de estrés postraumático.

Duelo enmascarado

La tristeza no sólo se expresa con el llanto. Existen muchos casos en que una persona cree haber superado el trago amargo que vivió sin necesariamente estar mejor. Este duelo se presenta a manera de síntomas físicos como:

  • Dolores persistentes e inexplicables.
  • Tics nerviosos.
  • Falta de energía o fatiga.
  • Infecciones recurrentes.
  • Síntomas similares a los que la persona que extraña padecía antes de morir.

Los niños también pueden experimentar duelo patológico o complicado.

¿Por qué se complica un duelo?

El duelo patológico puede afectar a cualquier persona que haya vivido una pérdida importante. Sin embargo, para llegar a esta instancia es probable que se enfrente a alguna de estas cinco situaciones:

1. No vivir el duelo en su momento. Sobre todo ocurre en personas que perdieron a alguien en situaciones sociales muy complicadas, como un conflicto armado, un crimen o durante una migración forzada.

También es el caso de los padres que deben ser fuertes y ocultar su dolor frente a sus hijos.

2. Tendencia a la depresión. Aunque aún no se ha encontrado el "gen de la tristeza" se sabe que hay personas más predispuestas a tener episodios depresivos.

Las personas especialmente sensibles a los cambios, que viven muy apegadas a otras personas o quienes ya han tenido pérdidas en el pasado están en mayor riesgo de tener un duelo patológico.

3. Suceso inesperado. Nadie espera nunca las malas noticias, pero este punto se refiere a situaciones que son poco comunes, como la muerte de un hijo, perder a la persona de que uno depende en el momento más vulnerable (como cuando una persona enferma pierde a su cuidador).

4. No buscar ayuda. La familia y amigos son esa red de apoyo que todos necesitamos en momentos duros. El aislamiento y/o negarse a recibir ayuda psicológica profesional son decisiones que dificultan llegar a la aceptación.

5. Ser víctima. Relacionado al punto anterior, cuando una persona vive en carne propia el evento traumático que terminó por causarle el duelo, necesita, con más razón, la ayuda de un profesional de la salud emocional.

Otros factores que pueden complicar un duelo son:

  • Cuando no hay algo concluyente, como la desaparición de una persona (no está, pero tampoco se sabe si ha fallecido).
  • Problemas económicos.
  • Pertenecer a un grupo social vulnerable o discriminado.
  • Duelos anteriores no resueltos.
  • Que la persona que ya no está haya muerto por causas violentas o súbitas.

Una persona puede estar viviendo un duelo patológico aunque no se note en sus actos.

¿Se puede superar el duelo patológico?

Sí, pero no sin ayuda psicológica. Si te identificaste con algo de lo que leíste o conoces a alguien que puede estar viviendo un duelo complicado, ¡No lo dudes! Busca ayuda profesional. En especial tú o la persona con depresión experimentan:

  • Conductas autodestructivas.
  • Aislamiento.
  • Dificultad o imposibilidad para regresar a su rutina habitual.
  • Falta de energía y/o interés.
  • Sentimiento de vacío.

Ahora que sabes qué es el duelo patológico, apóyate de tus seres queridos y de profesionales de la salud emocional para recuperar tu vida y vivir sin dolor. Recuerda que esto que vives también pasará.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mar, 02/07/2019 - 16:56