Síndrome de quienes creen que lo saben todo
Síndrome de quienes creen que lo saben todo
Artículo

Señales para reconocer a quienes creen que lo saben todo

Todos tenemos un amigo aferrado o un jefe que, en su necedad, cree tener siempre la razón. Más allá de ser una actitud infantil, existe un síndrome de quienes creen que lo saben todo. ¡Conócelo!

También te puede interesar: Trastorno narcisista, ¡Trump, el mejor ejemplo!

"Daría todo lo que sé por la mitad de lo que desconozco", dijo el filósofo René Descartes. Y es que muchas veces no se trata de conocimiento, sino del poder que da el aparentarlo.

El síndrome de Hubris o de la arrogancia es un término creado por el Dr. David Owen para explicar la mentalidad de algunos políticos de Inglaterra como Margaret Thatcher y Tony Blair.

Un verdadero líder no es de las personas que creen que lo saben todo, sino que saber trabajar en equipo.

Señales para identificar a quienes creen que lo saben todo

De acuerdo con la revista Cortex, se trata de un trastorno psiquiátrico en que personas con cierto poder dentro de un entorno muestran una confianza exagerada en sí mismas, demeritando el pensamiento y esfuerzos de los otros.

A diferencia de un verdadero líder, las personas con el síndrome de quienes creen que lo saben todo suelen ser más vulnerables a cometer errores debido a defectos de personalidad como:

  • Megalomanía o delirio de grandeza.
  • Reacciones violentas hacia la crítica.
  • Uso de un lenguaje rebuscado.
  • Falta de modestia.
  • Aislamiento.
  • Poco o nulo sentido del humor.
  • Narcisismo.
  • Cambios de ánimo repentinos y frenéticos.

Este estado psicológico puede aumentar la imprudencia, haciendo que estas personas tomen decisiones incorrectas o corran riesgos innecesarios.

A esto se le conoce como efecto Dunning-Kruger o ignorancia doble, una teoría que afirma que nos equivocamos más por lo que creemos saber o dominar, pero no lo hacemos, que por no intentar algo por falta de conocimiento, explica la revista Advances in Experimental Social Psychology.

El síndrome de quienes creen que lo saben todo, o de Hubris es muy común entre gente con poder.

¿Qué causa el síndrome de Hubris?

Al ser un trastorno de la personalidad, hasta el momento no se han encontrado relación con enfermedades ni alteraciones cerebrales relacionadas con este problema.

Sin embargo, se sabe que los personajes con poder (y responsabilidades) viven con mayor estrés y ansiedad, lo que se cree que puede desencadenar este tipo de actitudes.

¿Cómo evitar "sabelotodos"?

Si bien se desconocen sus causas, se cree que la raíz del problema radica en la educación que cada uno recibe en la infancia.

Si tienes hijos, lo mejor es que fomentes en ellos una mente abierta y sin prejuicios. Para ello te dejamos 5 consejos indispensables:

  1. Escúchalos. Ignorar las opiniones de los niños puede hacer que lo canalicen buscando la atención por otros medios.
  2. No les des siempre la razón! Entender que existen otras visiones distintas a la suya es una prioridad para formar seres humanos empáticos.
  3. Hablar antes que agredir. Si ha tenido problemas con otros niños por tener opiniones distintas, explícale por qué es mejor resolverlo hablando.
  4. Fomenta su sociabilidad. Estar con otros es escuchar ideas distintas es respetar sin necesariamente aceptarlas.
  5. Permíteles tener sus propias ideas. Por más que sean tus hijos, no coincidirán en todo. Deja que exploren a su forma este mundo. No les impongas un camino, sólo ayúdalos si pueden caer.

 

El síndrome de Hubris o de arrogancia hace que las personas con poder sientan que lo saben todo, y que las buenas ideas son de ellos siempre.¿Hay forma de remediar el síndrome de Hubris?

Dicen que nadie cambia en el fondo, pero las circunstancias sí. El síndrome de arrogancia de quienes creen que lo saben todo puede desaparecer tan fácil como inició: perdiendo el poder.

Esto a su vez puede representar un gran problema, ya que se puede traducir en problemas emocionales y de salud en la persona, como:

  • Depresión.
  • Falta de interés por la vida.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad o sensación de vulnerabilidad.

Ahora que conoces más sobre el síndrome de quienes creen que lo saben todo, recuerda que, como dijo Confucio, " el conocimiento real es reconocer el alcance de la ignorancia uno mismo".

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mié, 26/06/2019 - 16:38