Síndrome del comedor nocturno
Síndrome del comedor nocturno
Artículo

Síndrome del comedor nocturno, ¿el hambre no te deja dormir?

Hay quienes se despiertan en la madrugada por un bocadillo, pero ¿realmente nuestro cuerpo puede sentir hambre mientras dormimos? Conoce el síndrome del comedor nocturno, problema que tiene más que ver con las emociones que con la alimentación.

Hiperfagia nocturna

Síntomas de hiperfagia nocturna

También conocida como síndrome del atracón nocturno, la hiperfagia nocturna (su nombre médico) provoca la sensación de hambre que interrumpe el sueño.

También te puede interesar: Insomnio, cuando falta el sueño

A decir de la Universidad Autónoma de Madrid, se trata de un trastorno de la conducta alimentaria que altera los ritmos naturales del organismo, problema que afecta a 1 de cada 50 personas en el mundo

Esto se vuelve un círculo vicioso, ya que comer a deshoras hace que la digestión comience, lo cual impide que el cuerpo descanse y se recupere durante el sueño.

A su vez, este insomnio aumenta la ansiedad, lo que se traduce en un impulso cada vez mayor de comer para calmar el nerviosismo.

Esto muchas veces eleva el riesgo de desarrollar problemas metabólicos como:

  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.

¿Cómo saber si soy un comedor nocturno?

Seamos honestos, a todos nos ha pasado que despertamos y corremos a la cocina en lo que nos da sueño nuevamente. Cuando son episodios aislados, no se considera un problema serio.

Hambre en la noche

Sin embargo, de acuerdo con la revista International Journal of Eating Disorders, cuando esto ocurre dos o más veces por semana y se come lo equivalente a una cuarta parte de la comida de todo el día, ya podemos hablar de un síndrome.

En resumen, si la porción de comida que te sirves en la noche equivale a la que comerías en el almuerzo o cena, ya es un problema, en especial si esto se mantiene por más de 3 meses.

Síntomas del síndrome del comedor nocturno

Más que sólo un mal hábito, despertar por las noches para comer genera alteraciones en todo tu organismo, por lo que este trastorno alimenticio suele estar acompañado de:

  • Insomnio. Existen muchas formas, como dificultad para respetar la hora de dormir y despertar y problemas para mantener el sueño.
  • Anorexia matinal. Se refiere a la falta de apetito durante las mañanas, lo que hace a las personas omitir o retrasar el desayuno al menos 3 veces por semana.
  • Hambre intensa en la noche. La cena se vuelve la comida más pesada en la rutina de estos pacientes, al punto de que, en muchos casos, no pueden conciliar el sueño sin comer abundantemente.
  • Estados de ánimo. Usualmente, la hiperfagia nocturna se relaciona con depresión, fatiga, falta de interés y poca concentración durante el día que se agravan durante la tarde y noche.
  • Aumento de peso. Comer de más se nota. Independientemente de la cuestión estética, los pacientes con este síndrome suelen aumentar de tallas, especialmente porque durante la noche comen antojos llenos de calorías vacías como el pan.

Recomendaciones para contrarrestar el síndrome del comedor nocturno

  • Busca ayuda: nutricional, desde luego, pero especialmente emocional. La terapia psicológica te puede ayudar a ser más consciente de tus emociones y de la forma en la que las canalizas.
  • Fuerza de voluntad: quizá no puedas evitar que tu cuerpo se despierte en las noches, pero sí puedes resistir el impulso de comer algo.
  • Come a tus horas: dicen, y con mucha razón, que el desayuno es la comida más importante del día, ¡no puedes brincártelo! Por otro lado, se recomienda cenar al menos una hora antes de ir a dormir.
  • Técnicas de relajación: los niveles altos de ansiedad son una constante en los trastornos alimenticios. Lo mejor es buscar la forma de regresar ese equilibrio y tranquilidad a tu vida. Además de apoyarte de una terapia psicológica, puedes tener actividades que beneficien tu salud emocional.
  • Haz ejercicio: no hay nada mejor que dormir cansado. Si realizas una actividad física (al menos 30 minutos diarios) tu cuerpo pedirá dormir de forma más profunda.

Ahora que sabes qué es el síndrome del comedor nocturno, no menosprecies los síntomas y busca ayuda profesional para tratar este problema físico y emocional.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Vie, 19/07/2019 - 09:06